viernes, 30 de septiembre de 2016

¡DEFIENDA AL NIÑO POR NACER!


Como usted mismo puede comprobar, los partidarios del aborto -la matanza de inocentes en el seno materno- no se dan descanso.

Sí, en forma permanente actúan por todos los medios posibles para sembrar confusión, conmocionar a la sociedad y presionar a las autoridades para lograr el "aborto legal, seguro y gratuito" .

Así, por ejemplo, día tras día son publicadas cartas en los diarios en ese sentido, como por ejemplo una del 17 de septiembre ppdo. en “La Nación” de Buenos Aires, en la cual una investigadora en Salud Pública afirma que “llevar adelante un embarazo es una decisión personalísima, que atañe a nuestros cuerpos, nuestra salud y nuestra vida, que ni el Estado ni los médicos ni los jueces deberían tomar por nosotras”.

¿Por "nosotras"?

¿Acaso se pretende olvidar que, desde el primer instante de la concepción, son dos los sujetos de derecho a quienes hay que proteger con una asistencia integral: la madre y el niño por nacer? (Cfr. Academia Nacional de Medicina, Sesión Privada, 28 de julio de 2004).

Demos voz a quienes aún no tienen voz y escribamos nosotros también a "La Nación" para hacer ver que las muertes por abortos peligrosos representan un 13% con respecto a un 87% de muertes maternas durante el embarazo o el parto por otras causas, habitualmente ignoradas por quienes plantean el aborto como un derecho.

Destaquemos, entre otros puntos, lo contradictorio que resulta reivindicar el derecho a quitar la vida a un niño en el seno de su madre puesto que el primer derecho humano universal es precisamente el derecho a la vida, sin el cual obviamente ningún otro derecho puede ser ejercido (Declaración Universal de los Derechos Humanos, art. 3), más aún si tomamos en consideración que el Juramento Hipocrático es explícito al respecto: “no daré a ninguna mujer sustancias abortivas; mantendré mi vida y mi arte alejado de culpa.” Envíe la carta al director de "La Nación" haciendo clic en: Respuesta al aborto como un derecho.

¡Que se concreten proyectos de atención integral a la madre y al niño por nacer desde el primer instante de la concepción, del punto de vista médico psicológico, social y económico, trabajando el vínculo madre-bebé y, en los casos en que no hubiera otro camino, favoreciendo la adopción, pero nunca dando muerte al niño por nacer que no tiene culpa alguna por el modo como fue concebido y no es menos niño que otro por ello pues es un sujeto de derecho único e irrepetible igual que su madre y ambos deben ser protegidos.(Respuesta al aborto como un derecho, Lic. Araceli Ramilo Alvarez)

De su voz a quienes aún no tienen voz y únase a este esfuerzo conjunto a favor de la vida del niño por nacer enviando ahora mismo una carta al diario "La Nación" haciendo clic en: Respuesta al aborto como un derecho.

Martín J. Viano
Director
www.hacerseoir.org