domingo, 12 de agosto de 2012

Del “hombre viejo” del maná, al “hombre nuevo” del Pan vivo bajado del cielo”



San Pablo se dirige a los cristianos de Éfeso (4, 17.20-24), y con ellos a nosotros, diciendo “les recomiendo en el nombre del Señor que no procedan como los paganos que se dejan llevar por la frivolidad de sus pensamientos.

Por el Padre Ricardo B. Mazza

De Él (Cristo) aprendieron que es preciso renunciar a la vida que llevaban, despojándose del hombre viejo, que se va corrompiendo por la seducción de la concupiscencia, para renovarse en lo más íntimo de su espíritu y revestirse del hombre nuevo creado a imagen de Dios en la justicia y en la verdadera santidad”. También en el Antiguo Testamento -aunque separados por la distancia y las circunstancias propias de cada época- se instaba al pueblo de Israel con quien Dios hizo alianza, para que sus hijos sean “hombres nuevos”. Serán los profetas, quienes enseñaban que debían mantenerse en la fidelidad sin dejarse pervertir con las costumbres propias de los pueblos paganos, a oscuras, en medio de sus cultos idolátricos.
Y así, la enseñanza del apóstol es también aplicable a los hechos de los que habla hoy la primera lectura (Éxodo 16, 2-4.12-15), ya que el pueblo de Israel sacado de Egipto bajo la guía de Moisés, se dirige a la tierra prometida. Dejando atrás  la esclavitud a la que estaban sometidos, se orientan a la libertad que implica el señorío del Dios de la Alianza, sobre ellos, sus instituciones, sus costumbres y modo de vivir. También de ellos se esperaba que dejaran “el hombre viejo” de Egipto para revestirse del “hombre nuevo” viviendo a pleno su amistad con el Creador.
Sin embargo, las exigencias de la liberación resultan más duras que las ventajas del pasado, de allí que añoren las ollas repletas de carne y  el pan para saciarse.
¡Cómo cuesta al hombre dejar al hombre viejo! La seguridad que da la esclavitud en Egipto o la esclavitud del pecado, en definitiva, pareciera más importante o atractiva que caminar hacia la realidad del hombre nuevo.
Ser “hombre nuevo” implica renuncias y sacrificios, ya que la unión estrecha con  el Dios de la Antigua Alianza o con Cristo en nuestro tiempo, se va tornando más y más exigente por la indiferencia y desprecio de la gente que no vive en sintonía con la Verdad, y por lo tanto huye de toda posibilidad de vivir en la novedad del evangelio.
Resulta primordial, por tanto, el encuentro con Cristo, para evitar esos recuerdos que nos llevan a mirar hacia atrás, añorando el mal o aquello que nos daba seguridad como esclavos o la ilusión de bienestar, retardando por culpa de estas ataduras el lanzarnos al futuro siempre nuevo de la liberación traída por el Señor, ya que se ahonda el vacío interior, si no lo hacemos, por la ausencia de la vida divina.
En el evangelio (Juan 6, 24-35) también aparece esta disyuntiva entre el “hombre viejo” y el “hombre nuevo”. La multitud lo busca a Jesús y al encontrarlo le preguntan “¿cuándo llegaste?”, a lo que Jesús responde, leyendo sus corazones y pensamientos, “ustedes me buscan no porque vieron signos, sino porque comieron pan hasta saciarse”. Tuvieron la actitud de “hombre viejo” porque se quedaron con el bienestar recibido y no descubrieron más allá de los signos, la presencia del Hijo de Dios hecho hombre. Deslumbrados por el obrar exterior de Jesús, no alcanzan a comprender su realidad divina.
Había sucedido lo mismo en el Antiguo Testamento cuando Israel en medio de sus quejas, añorando el bienestar del que gozaban en Egipto, siendo esclavos,  es alimentado con el maná y las codornices para que reconozcan la presencia del Dios de la Alianza que los guía a la liberación del hombre nuevo en la tierra prometida.
Continúa Jesús diciendo, “trabajen no por el alimento perecedero”, es decir, como el hombre viejo atado a las seducciones del mundo, sino trabajen “por el alimento que permanece hasta la vida eterna, el que dará el hijo del hombre”. O sea, hemos de trabajar por vivir en la unión plena con Jesús, en armonía con lo que nos enseña, tratando de prolongar su Palabra y presencia en el mundo.
Dicho esto comienza el movimiento hacia el “hombre nuevo” con la pregunta del gentío: “¿qué debemos hacer para realizar las obras de Dios?”. Y la obra de Dios será que “crean en Aquél que Él ha enviado”. Si no hay fe, si no hay adhesión al Señor, si no se cree en y a Dios, imposible realizar sus obras.
Es por eso que Benedicto XVI ha decidido el Año de la fe, ya que si no hay fe profunda en el Enviado del Padre seguiremos sin transformar el mundo ofreciéndole algo totalmente nuevo que trascienda nuestra cotidianeidad, transformando nuestro ser y vida de cada día.
Y Jesús sigue dando señales, mostrando que semejantes a las que se recibieron en el Antiguo Testamento, las superan con creces, ya que no es Moisés quien les ha dado de comer sino que “mi Padre les da el verdadero pan del cielo; porque el pan de Dios es el que desciende del cielo y da Vida al mundo”.
En efecto, mientras el maná y el pan multiplicado conduce a la muerte y quienes trabajan por ellos siguen en la  mentalidad del “hombre viejo”, laborando para la vaciedad del alma y para la muerte, el Pan Verdadero es Vida para el mundo.
El gentío, y también nosotros, como tocados por la gracia iluminadora de la Verdad divina, hemos de pedir “Señor, danos siempre de ese pan”, ya que  ser “hombres nuevos” implica descubrir toda la hondura del mensaje de Jesús: “Yo soy el Pan de vida, el que viene a mí jamás tendrá hambre el que cree en mí jamás tendrá sed”.
De allí la necesidad de decirle al Señor también, danos la posibilidad de trabajar por este alimento de Vida dejando el pecado y toda maldad, para entrar en comunión contigo y ser así transformados vitalmente.
Darnos cuenta que alimentados con el mismo Jesús, jamás tendremos hambre y sed de divinidad, de plenitud.
Hermanos: que nuestra buena disposición a crecer como católicos, haga que por la gracia seamos capaces de abandonar el hombre viejo del pecado para revestirnos de  la nueva condición de hijos de Dios en el Hijo que  nos ha salvado.

Padre Ricardo B. Mazza. Cura párroco de la parroquia “San Juan Bautista”, en Santa Fe de la Vera Cruz. Argentina. Homilía en el domingo XVIII del tiempo ordinario, ciclo “B”. 05 de agosto de 2012. ribamazza@gmail.com; http://ricardomazza.blogspot.com

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com