lunes, 20 de junio de 2011

Invertir en educación





La cuestión educativa es una de las principales deudas pendientes en América latina y no siempre es de índole económica.






Setenta personalidades políticas, empresariales y académicas de la región participaron recientemente en el 6º Foro Económico Mundial para América Latina, que tuvo lugar en Río de Janeiro y a cuya reunión de clausura concurrió la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

Dos cuestiones de interés sobresalieron a través de las exposiciones vertidas. Puede decirse que predominó un optimismo llamativo por el presente y el porvenir de América latina.

Ese estado de ánimo positivo se fundó tanto en los avances de la democracia en los países de la región como en el crecimiento de una clase media con empuje en la mayoría de las naciones. En ese cuadro promisorio se advierte, también, la gravitación de una población juvenil que se moviliza en un clima social libre de conflictos profundos y que cuenta a su favor con el potencial que implica la producción de materias primas en un mundo en desarrollo, que debe dar satisfacción a las demandas de una población cada vez mayor.

Ante ese panorama de posibilidades tan alentadoras, el Foro consideró que merecen prioridad las inversiones en educación, a fin de contar con una fuerza joven bien preparada para la expansión de una economía que se sustenta en servicios y en el contexto de una sociedad dispuesta a la promoción de conocimientos, lo que supone los aportes de la ciencia, la tecnología y la innovación productiva.

Esa propuesta para el sostén educativo se planteó más allá del nivel primario, cuyo crecimiento es reconocido en la región. En el plano de los debates no dejaron de señalarse fallas apreciables en los sistemas educativos, como se advierte en lo que concierne a la calidad de la enseñanza, los desniveles de prestigio en las casas de estudio, las limitaciones de la remuneración a la docencia. En ese sentido, el esfuerzo del continente tiene que procurar la enmienda de las fallas; de lo contrario, América latina quedará rezagada en el concierto mundial.

Otras cuestiones de interés se destacaron, entre ellas, no desperdiciar el excelente momento actual que ofrecen las commodities, combatir la inflación y avanzar en infraestructuras a fin de atraer inversiones.

Puede juzgarse que lo dicho en el Foro no es nuevo, pero es innegable la importancia de que se haya dicho en una reunión de países de América latina, con problemas comunes, y por personalidades de sólida influencia.

Por consiguiente, la cuestión educativa es la primera deuda pendiente a enfrentar con mayores inversiones, aunque el incremento de las finanzas no basta.

En nuestro país creció en los últimos años la financiación del sistema, se dio creación a una nueva ley, se aumentaron los años de obligatoriedad; no obstante, la calidad ha declinado, la brecha de las desigualdades es mayor, y además es notoria la disminución de la motivación por el estudio y la pérdida de las formas de convivencia en las escuelas.

Las inversiones, pues, son necesarias, pero deben ir unidas a un replanteo de cuestiones a fin de que armonice con la promoción de la calidad y el esfuerzo, la justa reducción de las desigualdades, el logro de que el estudio se reafirme como el camino de la inclusión y la movilidad social y se reinstale un régimen de positiva convivencia en las aulas.

Editorial La Nacion

http://www.diario7.com.ar/
Escríbanos a ed.dia7@gmail.com

1 comentario:

formacion dijo...

Invertir en educacion es fundamental teniendo en cuenta que una de las razones del alto número de desocupados está muchas veces relacionado al poco nivel formativo de los trabajadores.