lunes, 23 de julio de 2012

El sedentarismo mata tanto como el cigarrillo

En nuestro país mueren anualmente unas 39 mil personas de entre 40 y 79 años por causas asociadas a la inactividad física. Esta cifra se equipara a los 40 mil fallecimientos anuales que provoca el consumo de tabaco.

La inactividad física se ha convertido el principal escollo para tener una buena salud. De acuerdo con últimas investigaciones, al igual que el tabaquismo o la obesidad, produce una importante carga de enfermedad, discapacidad y muerte.

Según lo aseveró el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, al tiempo que destacó que "el aumento de inactividad física en el último tiempo es notable y, de no producirse un cambio de hábitos en la comunidad, de acuerdo a estudios realizados por la cartera a mi cargo se prevé que para 2016 el 64,8% de los argentinos será inactivo".

A partir de una investigación reciente publicada por la prestigiosa revista médica británica The Lancet titulada "Efecto de la falta de actividad física en las principales enfermedades no transmisibles en todo el mundo: un análisis de la carga de la enfermedad y la esperanza de vida", una "fuerte evidencia muestra que la inactividad física aumenta el riesgo de muchas condiciones adversas para la salud, incluidas las principales enfermedades no transmisibles como la enfermedad coronaria y cerebrovascular, la diabetes tipo 2, y el cáncer de mama y de colon, y acorta la esperanza de vida".

Al analizar información estadística originada en la cartera sanitaria nacional, el mencionado artículo refiere que en nuestro país ya se producen anualmente unas 39 mil muertes por causas asociadas a la inactividad física en personas de entre 40 y 79 años, una cifra cercana a los 40 mil decesos anuales que provoca el consumo de tabaco.

De acuerdo a los resultados del estudio, se estima que a nivel mundial la inactividad física causa el 6% de la carga de morbilidad por cardiopatía coronaria, el 7% de la diabetes tipo 2, el 10% de cáncer de mama y  el 10% de cáncer de colon. Además, provocó el 9% de la mortalidad prematura y más de 5,3 millones de las 57 millones de muertes que se produjeron en todo el mundo en 2008.

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com