martes, 3 de abril de 2018

SACERDOTE PRO-LGBT DIJO QUE LA IGLESIA CATÓLICA INVENTÓ EL PECADO

El padre Bryan Massingale durante una charla en el Congreso anual de educación religiosa de Los Ángeles.
LOS ANGELES, California, 29 de marzo de 2018 - La reciente reunión de educación religiosa a gran escala de la Arquidiócesis de Los Ángeles presentó en el evento de este año a varios líderes católicos disidentes que abogaron por la agenda LGBT.

Por Lisa Bourne

Un sacerdote pro-LGBT desmanteló siglos de enseñanza de la Iglesia sobre el pecado, afirmando que "el pecado es un invento del Concilio de Trento".

"El Congreso de Educación Religiosa es nada menos que un desastre", declaró uno de los asistentes al evento del 15 al 18 de marzo. "Con sacerdotes insolentes, afirmativos a los homosexuales que claman por el cambio y doctores liberales. No es de extrañar por qué tantas almas pobres y miserables están confundidas acerca de la Iglesia y lo que realmente enseña".

Christian Patin, un esposo, padre y bloguero católico del sur de California, asistió al Congreso esperando encontrar discursos en desacuerdo con las enseñanzas de la Iglesia. Dijo que sus expectativas se cumplieron por completo.

"Este año, como todos los años en la memoria reciente, la conferencia estuvo armada hasta los dientes con líderes de la Iglesia disidentes, problemáticos, francos e ingobernables" dijo Patin.

"La sala de exposiciones estaba repleta de disidentes y defensores del relativismo moral, y vi las innumerables oleadas de monjas vestidas con ropa de calle y sacerdotes que no tenían apariencia de clérigos, salvo por unos pocos cuellos y algunas almas valientes que llevaban puesto todo su atuendo".

Patin dijo que en medio de la gran cantidad de temas incluidos en los tres días de talleres, los talleres "evidentemente obvios" eran sobre el tema "transgénero" o "gay" o "LGBT" y eso captó su interés.

De las más de 300 presentaciones, al menos 10 se centraron en el "ministerio LGBT".

El controvertido jesuita James Martin estaba en la lista con un taller sobre el tema de su libro pro-LGBT, que se titula "Construyendo un puente".

"Algunos de los talleres se centraron en la catequesis real, que supuestamente es el punto del Congreso para comenzar", dijo Patin, "pero muchos de ellos pusieron su mirada en otra cosa: el cambio social".

Patin escribió sobre su experiencia en el Congreso de Educación Religiosa expresando su disenso en un post publicado por el Instituto Lepanto.


Un taller de LA REC se tituló, "Transgénero en nuestras escuelas: un pan, un cuerpo".

El Congreso de Educación Religiosa de Los Ángeles (LA REC) es un gran evento anual que se ha convertido en un lugar notorio para los disidentes que buscan socavar la enseñanza católica sobre la vida y la familia.

El hecho de que la lista de oradores del Congreso incluyera promotores de la agenda homosexual durante el reinado del cardenal extremadamente liberal Roger Mahoney no fue motivo de sorpresa.

La continuación de LA REC como un semillero de disidencia bajo el sucesor de Mahoney, fue el arzobispo José Gómez, que ha sido la causa de alarma y angustia para los fieles católicos.

Después de que Mahoney dejó el cargo luego de las revelaciones de su protección de los sacerdotes acusados ​​de abuso sexual infantil, las expectativas eran altas con la llegada de Gómez en 2011, que había sido ordenado en la prelatura del Opus Dei. La percepción de Gómez como conservador alimentó la esperanza de que su administración significaría la reversión de las políticas de Mahoney.

Pero tras siete años de Gómez al frente de la arquidiócesis de LA, el Congreso de Educación Religiosa continúa promoviendo la agenda disidente, en detrimento de las enseñanzas de la Iglesia sobre la vida y la familia.

Asociaciones preocupantes de los presentadores

Entre sus presentadores estuvo Arthur Fitzmaurice, un activista LGBT abiertamente homosexual que se ha desempeñado como director de recursos para el grupo disidente de la Asociación Católica de Ministerios de Lesbianas y Gays (CALGM) desde 2010.

En 2012, el directorio de CALGM, incluido Fitzmaurice, se negó a firmar un "juramento de integridad personal" a la enseñanza católica, lo que llevó a Oakland, CA, al obispo Salvatore Cordileone a emitir una declaración diciendo que el grupo no puede ser considerado "auténticamente católico" por su oposición a la enseñanza católica.

Fitzmaurice dice que el lenguaje del Catecismo de la Iglesia Católica que llama actos homosexuales "intrínsecamente desordenados", "ciertamente necesita cambiar, es un lenguaje gravemente malvado".

El otro presentador del taller Transgender in Our Schools fue el padre Bryan Massingale, profesor de teología en la Universidad de Fordham, quien abiertamente participa en la defensa LGBT y también apoya el controvertido movimiento político Black Lives Matter.

En 2017, Massingale habló en el 8º Simposio Nacional del Ministerio New Ways - un "ministerio gay de defensa y justicia para católicos lesbianas y homosexuales", según el sitio web del grupo. Los fundadores de New Ways, la hermana Jeanine Gramick y el padre Robert Nugent, fueron investigados y censurados por la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano en 1999.

La organización aboga por el "matrimonio" entre personas del mismo sexo y la aceptación del estilo de vida homosexual, y ha sido condenado dos veces por el USCCB y prohibido en lugares católicos en varias diócesis.

Patin dijo que en el taller de Transgender in Our Schools, Massingale y Fitzmaurice, "defensores incondicionales y defensores del movimiento LGBT", hablaron sobre "la extrema necesidad de diálogo", "comprensión y aceptación de los homosexuales y transexuales"

Durante la presentación, se utilizó un gráfico para ilustrar las teorías de los presentadores sobre la identidad de género. La figura tenía varias partes de su anatomía etiquetadas para denotar "identidad de género", "orientación sexual", "expresión de género" y "sexo biológico".

"Con el objetivo más específico de convencer a la audiencia de que ellos también deberían impulsar el cambio en la Iglesia, dieron la bienvenida al panel de oradores a un "hombre trans" llamado Shen Heckel, y una mujer, Peggy Ehling, quien es la madre de otro "hombre trans".

"Saliendo de las historias emocionales de odio e intolerancia y acotando sus apelaciones con las nociones de amor y misericordia, la charla casi condonó el muy serio problema del pecado sexual en la Iglesia y en la cultura", dijo Patin.

"Lejos de advertir contra los graves peligros de las ideologías de género sin control, el p. Massingale negó la validez de tal preocupación, llamando al término 'ideología de género' un 'término secular' que no tiene un significado coherente".

En lugar de defender las enseñanzas bien establecidas de la Iglesia sobre la atracción por mismo sexo y el pecado sexual, agregó Patín, Massingale insistió en que "la Iglesia teme lo que no entiende".

Patin dijo que la sugerencia de Massingale de que la Iglesia no sabe nada, o muy poco, de pecado sexual fue quizás la parte más escandalosa de esta presentación de hora y media.

Massingale dirigió otro taller en LA REC titulado "Pecado: de las reglas de última hora a la violación de la justicia".

Expurgando el pecado

"La mayoría de los conferenciantes se mostraron más preocupados por la justicia social que por el pecado" dijo Patin.

“Cuando se mencionó la palabra pecado, Massingale pasó más tiempo hablando acerca de cómo interpretar lo que es el pecado que lo que constituye el pecado o cómo evitarlo.”

Por ejemplo, dijo Patin, Massingale diferenció entre un "entendimiento de la infancia" y un "entendimiento adulto del pecado", entender la diferencia significa que las reglas son, por lo tanto, para los niños.

Además de desmantelar siglos de enseñanzas de la Iglesia sobre el pecado, Massingale impugnó el Catecismo de Baltimore y el Concilio de Trento sobre su comprensión del pecado, alegando que "el pecado es un desarrollo del Concilio de Trento".

Patin dijo que sospechaba al principio de la conferencia que Massingale negaría la comprensión tradicional del pecado. "No tenía idea de que negaría la idea del pecado", dijo.

"Saldría a la luz que el pecado, en el mundo de Massingale, no es más que una brecha de contrato con Dios", dijo Patin, "y que la moralidad no tuvo nada que ver con eso hasta el siglo XVI".

Hubo, por supuesto, otros talleres proporcionados por la conferencia, dijo, incluyendo algunos contenidos útiles dados por grupos como Courage, y algunas buenas charlas dadas por oradores como el Padre Mike Schmitz.

"Hubo muchos católicos despiertos que estaban tan decepcionados como yo por la actitud de orgullo de algunos disidentes que fueron invitados a hablar", dijo Patin.

La juventud

Una mujer que asistió a presenciar el Congreso expresó desilusión por algunos de los ofrecimientos de LA REC para adolescentes. El evento de Los Ángeles presenta un día completo para los jóvenes.

"Lo que más me decepcionó fue uno de los talleres a los que asistí con un grupo de adolescentes en el Día de la Juventud", dijo. 

"El orador era un "reverendo" femenino de otra denominación que claramente no está de acuerdo con la mayoría de las enseñanzas de nuestra Iglesia y estaba presionando para que los adolescentes cambien la Iglesia si no están de acuerdo con ella".

"Si bien tuve la oportunidad de mantener buenas conversaciones con mis hijos después sobre por qué creemos en ciertas cosas con las que podríamos estar en desacuerdo", continuó, "me molestó saber que este tipo de conversaciones se permitían en torno a miles de adolescentes impresionables".

Patin dio una lista de los aspectos problemáticos de LA REC y resumiendo, lo definió como una locura asociada.

“Para ellos, el sexo es un fin en sí mismo, el género es fluido y enigmático, el racismo y la intolerancia son los únicos verdaderos pecados mortales, Dios es solamente misericordioso, el Catecismo es malo, el Concilio de Trento fue una innovación y la Iglesia no tiene idea de lo que está haciendo", dijo Patin. "Bienvenido a la locura".


LifeSiteNews

Traducido por Cris Yozia



No hay comentarios: