viernes, 9 de septiembre de 2016

LAS MASCOTAS Y LA PRIMAVERA: AFECCIONES A TENER EN CUENTA



Si bien pueden sufrir enfermedades durante todo el año, en esta época pueden contraer una serie de alergias y modificaciones hormonales, como así también la aparición de parásitos indeseados.

Faltan pocos días para que comience la primavera y esta estación puede produce en los animales diferentes malestares que tienen relación directa con la temperatura y la humedad del ambiente. 


Además, la exposición al exterior los mantiene en contacto con factores de riesgo, que pueden desembocar en alergias en la piel o en el sistema respiratorio, y en cambios de los ciclos hormonales.

El celo en gatos y perros

En cuanto al celo, esta época del año afecta más a los felinos, afirmó la médica veterinaria Melisa Sará, de Veterinaria Roca. Explicó que las perras entran en esta fase cada seis meses; pero las gatas, por su parte, ciclan estacionalmente y este período es el que más las condiciona.

En las cachorras, la médica veterinaria explicó que el ciclo sexual suele adelantarse en esta estación, por lo que se recomienda vigilar su comportamiento, la hinchazón de la vulva, o si presenta pérdidas sanguinolentas. En el caso de ocurrir, se puede proceder a castrar a la mascota y así evitar posibles embarazos no deseados.

Los machos, sobre todo caninos, no desarrollan un celo por la primavera, sino que su comportamiento se ve afectado al tener cerca una hembra en esa situación, destacó Sará. “Los animales olfatean a las hembras en celo, sintiéndose atraídos, poniéndose inquietos y nerviosos”, añadió la profesional.

Alergias respiratorias

Respecto a las alergias, la médica veterinaria comentó que en esta época del año se desarrolla lo que se conoce como “tos de las perreras”. Se trata de una patología que afecta al sistema respiratorio de los canes, y se representa como una tos seca persistente. Es una afección contagiosa, pero existe una vacuna para tratarla que se coloca una vez al año. Es recomendable colocarla días antes de que el animal establezca contacto con otro grupo de perros, para poder prevenir la enfermedad.

Alergias en la piel

Otras de las alergias más comunes de las estaciones de calor son las producidas en la piel. Al transitar con más frecuencia por áreas al aire libre, las mascotas son más propensas a contraerlas. Varios son los factores que pueden influir, pero el contacto con el pasto y el polen constituyen dos de las causas principales.

Otras fuentes de dermatitis son las pulgas y las garrapatas. Si bien la propagación de pulgas se produce normalmente con climas calurosos, “hubo casi todo el año, porque hubo épocas de calor y frío siempre”, señaló Sará. Agregó que las garrapatas aparecen sobre todo en esta época, ya que la temperatura y la humedad favorecen a la reproducción de estos parásitos externos.

El Periódico (San Francisco, Córdoba)