viernes, 8 de julio de 2016

SOLEDAD: EL ASESINO SILENCIOSO



Por Juan Carlos Ofarrill

En el momento de su nacimiento, el ser humano es mucho más indefenso que el resto de los mamíferos. Demora mucho más tiempo en aprender a caminar, en que le broten los dientes y su capacidad de defensa física es casi nula. Teniendo en cuenta que alguna vez vivimos en la selva, aún de adultos nuestras defensas son pobres. No tenemos garras, ni potentes colmillos, ni la velocidad de nuestros pies es sorprendente. Algunos afirman que sobrevivimos gracias a nuestro gran cerebro, pero todos concuerdan en que si hubiésemos estado solos no lo hubiésemos logrado.
soledad
Aún hoy estamos diseñados para vivir en grupo, sin embargo, la modernidad y los patrones culturales asociados a ella han instaurado la cotidianidad de un peligro que para nuestros antepasados era solo una cuestión excepcional: el sentimiento de que estamos solos. Este fenómeno es particularmente dramático en la adolescencia, pero ningún periodo etario escapa de él. El 40 % de las personas mayores de 65 años afirma sentirse solos y el 14 % de ellos muere a causa de la soledad. Si en la prehistoria fue un peligro asociado a amenazas externas hoy, al parecer, la soledad es un asesino silencioso que mata desde nuestro interior. Veamos alguno de sus efectos físicos y mentales.

EFECTO FÍSICO DE LA SOLEDAD

El efecto de la soledad no es tan sencillo como para medirlo contando las personas a tu alrededor. La ciencia afirma que lo importante es la presencia de algo denominado “sensación de aislamiento percibido”, por tanto, la clave está en lo que sientas.

Se ha descubierto que tal sensación está asociada a dos respuestas fisiológicas que pueden ser sumamente nocivas: la depresión del sistema inmunológico y la inflamación celular. Esta combinación es muy peligrosa pues deja al cuerpo desprovisto ante las amenazas externas y sienta las bases para desajustes internos del organismo que no podremos combatir de modo adecuado. Así, además del peligro de contraer infecciones, seremos vulnerables a la diabetes, artritis reumatoide, lupus, enfermedad coronaria, hipertensión arterial, obesidad y cáncer.

CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS DE LA SOLEDAD

A su vez, la soledad también tiene un efecto sobre nuestro funcionamiento psicológico.

A menudo la soledad y la depresión suelen ir muy unidas. El pesimismo, la infelicidad, la insatisfacción con la vida en general serán sensaciones comunes. Son tan parecidos estos dos estados que algunos consideran que la soledad es una dimensión de la depresión, pero la diferencia está en que el deprimido no ve esperanza, mientras el solitario asume que todo cambiaría si determinada persona que añora estuviese a su lado.

Por otro lado, se ha encontrado una fuerte asociación estadística entre enfermedad de Alzheimer y soledad. Al respecto los científicos han valorado dos hipótesis. La primera afirma que el sentirse sólo es una consecuencia de la demencia debido a procesos cognitivos relacionados con la percepción de apoyo social. Según la otra, la soledad, de alguna manera, compromete nuestros sistemas neuronales haciendo que seamos más vulnerables a la depresión, un factor de riesgo conocido de alzhéimer.

La soledad también contribuye al desarrollo de hábitos de consumo sistemático de alcohol, que pueden conducir al alcoholismo. Varios estudios han demostrado que las personas solitarias son propensas a esto, lo cual parece deberse a la ausencia de apoyo social y a la falta de presión comunitaria para que abandonen tal patrón de comportamiento.

Por último, si los padecimientos físicos antes mencionados no bastaran para acabar con nuestra vida, la soledad está fuertemente asociada a la ideación suicida, a los intentos y al suicidio consumado, y estos aumentan en la medida que aumenta el grado de soledad.

Haz lo posible por cultivar amistades. 
No dejes que el trabajo consuma todo tu tiempo. 
Construye un vínculo fuerte con tu familia. 
Siembra compañía y compromiso. 

Como ya has visto, esto es tan importante a tu salud como todo lo que has oído respecto a hacer ejercicios, tener una dieta equilibrada o no exponerte a agentes tóxicos.

Referencias bibliográficas

Di Salvo, D. Loneliness Destroys Physical Health From The Inside Out. Disponible en http://www.forbes.com/sites/daviddisalvo/2015/11/24/loneliness-destroys-physical-health-from-the-inside-out-according-to-new-tudy/#465bdebf2cb3

Estroff, H. The Dangers of Loneliness. Disponible en The Dangers of Loneliness

Mushtaq, R., Shoib, S., Shah, S., & Mushtaq, M. (2014). Relationship Between Loneliness, Psychiatric Disorders and Physical Health ? A Review on the Psychological Aspects of Loneliness. J Clin Diagn Res. , 8(9).

Thorpe. 7 Physical Health Risks Of Loneliness, Because It Feels Bad For A Reason. Disponible en http://www.bustle.com/articles/100916-7-physical-health-risks-of-loneliness-because-it-feels-bad-for-a-reason

www.2ti.es/