viernes, 8 de julio de 2016

EL LASER DESCUBRE OTRA CIVILIZACIÓN OCULTA EN LA JUNGLA DE CAMBOYA



Por Javier Espinosa (*)

Un equipo de arqueólogos liderado por el australiano Damian Evans anunció el descubrimiento de lo que podría haber sido el mayor imperio sobre la tierra en el siglo XII, y que ha permanecido oculto hasta ahora en la jungla camboyana que circunda el conocido templo de Angkor Wat, en el norte de la nación asiática. Los investigadores han recurrido a la conocida técnica de sondeo del terreno por medio de láser (apodada Lidar) que supone todo un guiño a la era del machete que marcó la expedición del francés Henri Mouhot en 1860, el naturalista que consiguió recuperar en Occidente la aureola pública del magnífico complejo arquitectónico de la era Jemer. En este caso los expertos han usado un helicóptero equipado con un artilugio capaz de disparar millones de haces cada segundo, que al llegar al suelo permitieron delinear un mapa específico del relieve de esa zona en 3D, lo que a su vez ha confirmado la existencia de numerosos centros urbanos conectados con Angkor Wat que le otorgan un significación histórica mucho mayor de la que se le presumía.

Templo de Angkor Wat, en Camboya. EM

La tecnología de escaneo por medio de láser se desarrolló a partir de la década de los 60 del siglo pasado y confirmó su eficacia cuando el equipo de astronautas que viajaba en el Apolo XV consiguió delinear un mapa de la luna mediante esta técnica en 1971. El mismo equipo ya había averiguado en 2012 que la extensión real de lo que es considerado Patrimonio de la Humanidad era mucho mayor de la que se imaginaba, al tiempo que hallaban otra gran ciudad, Mahendraparvata, erigida por el primer gran rey Jemer, Jayavarman II, más de 300 años antes de que Angkor Wat se convirtiera en un referente en la región. La última expedición abarcó más de 5 veces el área explorada en 2012 y ronda los 1.901 kilómetros cuadrados, en lo que constituye el mayor proyecto de su tipo que se ha acometido nunca en la historia de la arqueología. "Tenemos ciudades completas ocultas bajo la jungla y que nadie sabía que estaban allí como Preah Khan, y hemos descubierto que tan sólo habíamos encontrado parte de Mahendraparvata (en 2012)... ahora la tenemos toda y es grande, del tamaño de Phnom Penh (la actual capital de Camboya)", explicó Evans al diario The Guardian. Los datos suministrados por Lidar han confirmado no sólo la magna extensión de los restos citados de Preah Khan sino también el amplio pillaje que sufrieron en la década de los 80 y 90. El templo se encuentra ubicado a 22 kilómetros de Siam Reap y sus confines habían resultado difíciles de fijar ante la profusa vegetación que cubre mucho de sus sectores. "Pero el Lidar funciona muy bien en este tipo de medio ambiente cuando vuelas en la época de la caída de las hojas", escribió el equipo de Evans en su página web. Preah Khan ha resultado abarcar unos 22 kilómetros cuadrados y no los 5 que se pensaban, muy por encima de los 12 km que ocupa Angkor Thom, la ciudad amurallada del rey Jayavarman VII. Evans planea regresar a la región y recurrir a aviones no tripulados y láser mejorados para continuar su investigación en las zonas selváticas del sudeste asiático. "Hay una gran cantidad de cosas que no han sido documentadas y analizadas bajo la jungla", señaló a los medios camboyanos. El arqueólogo se encuentra especialmente interesado en el sofisticado sistema de abastecimiento de agua que llegaron a construir los Jemeres en esa época a base de grandes embalses -conocidos como "barays"-, diques y canales, que pretendía contrarrestar la alternancia de largos periodos de sequía y lluvias torrenciales. Según Evans, los datos reportados por Lidar han permitido adquirir "una enorme cantidad de información" sobre este sistema de suministro de líquido no sólo en Angkor sino en otros emplazamientos arquitectónicos de su entorno. Durante su época de mayor esplendor, en el siglo XIII, Angkor Wat y su entorno acogía a más de un millón de personas y era la capital de un vasto territorio, cuyo declive comenzó a principios de siglo XV hasta caer en el olvido. Según el experto australiano, la información recabada ahonda el misterio que existe sobre el origen y causas del ocaso de Angkor, cuyo ostracismo se atribuía hasta ahora a la ofensiva de ejércitos foráneos procedentes de la actual Tailandia y Vietnam. Pero Evans niega tal hipótesis. "Existía la idea de que los tailandeses invadieron y todo el mundo huyó hacia el sur, pero no fue eso lo que pasó. No hemos encontrado ninguna ciudad a la que huyeran. Esto plantea dudas sobre todas nuestra nociones en torno al colapso del imperio de Angkor", opinó el arqueólogo.

Un hallazgo arqueológico desde el aire

El proyecto Lidar consistió en hacer sobrevolar a un helicóptero equipado con tecnología de escáner por láser por una zona de interés de alrededor de 2.000 kilómetros cuadrados, como la superficie de la provincia de Guipúzcoa. Este instrumento envía señales a tierra y recoge la señal que regresa tras rebotar indicando una altitud para cada punto individual. Toda la colección de datos obtenida después de cada vuelo fue analizada por un programa para crear modelos 3D de lo que podría haber bajo la vegetación de la jungla camboyana. Una vez que los arqueólogos tuvieron estos sofisticados mapas subterráneos, aún tuvieron que trabajar durante meses para interpretarlos correctamente. Después de eliminar el ruido procedente de la vegetación, los autores hallaron patrones lineales desconocidos cerca de templos como el conocido Angkor Wat.

(*) Corresponsal Pekín (China) ELMUNDO.ES