miércoles, 27 de julio de 2016

CINCO TRUCOS PARA ENSEÑAR A TUS HIJOS A SER ORDENADOS



Una vida ordenada facilita las cosas. Para tener éxito en la enseñanza de esta cualidad repasamos los consejos más relevantes para llegar a buen puerto

Por María Rojas Sanabrias (Hacer Familia)


Como padres, intentamos que nuestros hijos se formen como personas de una manera positiva y que sean buenas. Existen así ciertas cualidades o actitudes que determinarán la personalidad de nuestro hijo. Entre ellas, podríamos destacar el orden como una de las cualidades positivas ya que hará que nuestros pequeños se enfrenten mejor al mundo de los adultos: una vida ordenada facilita las cosas. Para tener éxito en la enseñanza de esta cualidad, quizá vengan bien algunos trucos para enseñar a tus hijos a ser ordenados.

Muchas veces, los padres tendemos a recoger sus juguetes pues pensamos que aún son pequeños. Sin embargo, al realizar esta acción, el niño se acostumbra a esta situación y más adelante, durante la preadolescencia, será más difícil conseguir que sea ordenado.

Es importante demostrarle al niño que como miembro de la familia cada uno tiene una serie de tareas que cumplir. Una de ellas es poner en orden su cuarto, cada uno el suyo. Ordenar no es una tarea gratificante, pero es una necesidad para la convivencia de la familia. Por eso, en un principio los padres puedes ayudar a buscar o guardar algunos juguetes con el niño y poco a poco lograrán que los niños lo hagan por sí mismos.

5 consejos para enseñar a tu hijo a ser ordenado 

 
1) Tener acceso a las cosas que debe ordenar: para que el niño pueda organizar sus cosas, el espacio debe ser accesible para él, que esté a su alcance. Debemos colocar todo a una altura considerable respecto al niño: estanterías, perchas, cajones… De esta forma aunque al principio tengamos que enseñarles qué va en cada espacio y supervisarlo, al cabo de un tiempo podrán hacerlo ellos solos.

2) Involucrarlos en las tareas domésticas: para que nuestros hijos sean responsables debemos otorgarles esa responsabilidad. No valen las excusas de “desordena más que ordena” o “yo tardo menos tiempo”. Debemos ser pacientes y dejar que el niño se involucre en las tareas de la familia, así se sentirá unido a ellas. Estas tareas como es obvio estarán ligadas a su edad: recoger la mesa, hacer la cama, lavarse los dientes*

3) Conviértelo en un juego: la tarea le resultará más amena si lo entiende como una forma de divertirse. Podéis establecer un minuto a ver quién recoge más juguetes o inventar canciones divertidas que puedan asociarse a estas tareas.

4) Busca un orden lógico: darle sentido a la tarea de ordenar es fundamental. Reservar un espacio para cada cosa les ayudará a entender el sentido de esta tarea. Por ejemplo, en una estantería irán los libros, en otra los juegos de mesa, un cajón para los peluches* Incluso puedes pintar cada cajón de un color diferente o pegar en cada uno de ellos una etiqueta con el dibujo de las cosas a las que está destinado.

5) Predicar con el ejemplo: para los más pequeños somos un modelo de conducta, todo lo que ven en nosotros lo repetirán después ellos. Debemos mostrarle como nosotros hacemos la cama, nos lavamos los dientes o incluso recogemos la cocina para que así ellos lo interioricen. Hagamos de ese orden algo lógico, reservar un espacio para cada cosa: en un lado los libros, en otro los juegos de mesa, en otro los peluches, etc.

Forumlibertas