sábado, 4 de junio de 2016

PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE LA ENFERMEDAD DEL EBOLA, LAS MASCOTAS Y OTROS ANIMALES


¿Qué sucede con los animales en los brotes de la enfermedad del Ébola?

Debido a que el hospedador reservorio natural del virus del Ébola aún no ha sido confirmado, se desconoce la manera en que el virus aparece primero en un humano al inicio de un brote. Sin embargo, los científicos creen que el primer paciente se infecta a través del contacto con un animal infectado, como murciélagos frugívoros o primates (simios y monos). Esto se denomina un evento de derrame. Luego se produce la transmisión de persona a persona y esto puede afectar a un gran número de individuos. En algunos brotes anteriores del virus del Ébola, los primates también fueron afectados por el virus y se presentaron múltiples eventos de derrame cuando las personas tocaban o comían primates infectados.

¿Cómo se propaga la enfermedad del Ébola?

Cuando se produce la infección en las personas, el virus se puede contagiar a los demás de varias maneras. El virus del Ébola se propaga a través del contacto directo (a través de la piel abierta o las membranas mucosas, por ejemplo, los ojos, la nariz o la boca) con lo siguiente:

• sangre o líquidos corporales (incluidos, entre otros, la orina, la saliva, el sudor, las heces, el vómito, la leche materna y el semen) de una persona que tiene la enfermedad del Ébola o murió a causa de esta,

• objetos (como agujas y jeringuillas) contaminados con líquidos corporales de una persona que tiene la enfermedad del Ébola o que han estado en contacto con el cuerpo de una persona que murió a causa de esta enfermedad,

• animales infectados, como murciélagos frugívoros y primates (simios y monos), y

• posible contacto con el semen de un hombre que se recuperó de la enfermedad del Ébola (por ejemplo, al tener relaciones sexuales orales, vaginales o anales).

El virus del Ébola no se propaga por el aire o el agua ni, en general, a través de los alimentos. Los mosquitos u otros insectos no pueden transmitir el virus del Ébola. Sin embargo, en África, el virus del Ébola se puede propagar al manipular carne de animales salvajes (que han sido cazados para la alimentación) y por el contacto con murciélagos infectados.

Solo algunas especies de mamíferos (por ejemplo, humanos, monos y simios) han demostrado la capacidad de ser infectados con el virus del Ébola y contagiarlo. No hay evidencias de que los mosquitos u otros insectos puedan transmitir el virus de la enfermedad del Ébola.

¿Qué tipos de mascotas tienen mayor probabilidad de infectarse o contraer la enfermedad del Ébola?

Ciertas mascotas exóticas o poco comunes (como los monos, los simios o los cerdos) corren mayor riesgo de infectarse o diseminar el virus de la enfermedad del Ébola si están expuestos a este virus.

¿Los perros pueden infectarse o contraer la enfermedad del Ébola?

Hasta el momento no se han reportado casos de perros o gatos que hayan contraído la enfermedad del Ébola o de que puedan transmitir la enfermedad del Ébola a personas u otros animales. Incluso en zonas de África donde la enfermedad del Ébola está presente, no se han reportado casos de perros ni gatos que se hayan enfermado por la enfermedad del Ébola. Existe poca evidencia que demuestre que los perros se pueden infectar con el virus del Ébola, pero no existe evidencia que demuestre que puedan desarrollar la enfermedad.

En los Estados Unidos, ¿los perros y gatos están en riesgo de enfermarse con la enfermedad del Ébola?

El riesgo de un brote de la enfermedad del Ébola que afecte a múltiples personas en los Estados Unidos es muy bajo. Por lo tanto, el riesgo para las mascotas también es muy bajo, ya que deberían tener contacto con sangre o líquidos corporales de una persona con la enfermedad del Ébola. Incluso en zonas de África donde la enfermedad del Ébola está presente, no se han reportado casos de perros ni gatos que hayan contraído la enfermedad del Ébola.

¿Puede mi perro o gato contagiar a una persona de la enfermedad del Ébola?

Hasta el momento no se han reportado casos de perros o gatos que hayan contraído la enfermedad del Ébola o de que puedan contagiar la enfermedad del Ébola a personas o animales. Las probabilidades de que un perro o gato esté expuesto al virus del Ébola en los Estados Unidos son muy pocas ya que debería tomar contacto con sangre o líquidos corporales de una persona sintomática con la enfermedad del Ébola.

¿Puede el cuerpo, el pelaje o las garras de mi mascota propagar la enfermedad del Ébola a una persona?

Aún se desconoce si el cuerpo, las garras o el pelaje de una mascota puede contener o diseminar el virus del Ébola a personas u otros animales. Es importante mantener a las personas y a los animales alejados de sangre o líquidos corporales de una persona con síntomas de haber contraído el virus del Ébola.

¿Qué se debe hacer si hay una mascota en el hogar de un paciente con la enfermedad del Ébola?

Los Centros para el Control y la Prevencion de Enfermedades recomiendan que los funcionarios de la salud pública junto con un veterinario evalúen el riesgo de exposición al virus de la mascota (contacto cercano o exposición a sangre o líquidos corporales de un paciente con la enfermedad del Ébola). Según esta evaluación además de la situación específica, los funcionarios locales y estatales de salud humana y animal determinarán qué se debe hacer con la mascota.

¿Puedo someter a mi perro o gato una prueba de detección de la enfermedad del Ébola?

No habría ninguna razón por la cual realizarle una prueba a un perro o gato si no estuvo expuesto a una persona infectada con la enfermedad del Ébola. Actualmente, las pruebas de rutina para la enfermedad del Ébola no están disponibles para mascotas.

¿Pueden los cerdos contraer la enfermedad del Ébola?

Hasta el momento, se conoce que los cerdos son la única especie de ganado susceptible a cualquier virus de la enfermedad del Ébola. Se desconoce si los cerdos se infectan naturalmente con las especies de virus de la enfermedad del Ébola durante el brote en curso en África Occidental. No obstante, en los experimentos realizados en laboratorio, algunos cerdos se enfermaron cuando recibieron dosis sumamente altas del virus de la enfermedad del Ébola (especie Zaire ebolavirus). La transmisión del virus del Ébola de los cerdos infectados a los monos también se demostró en laboratorio. Hay muy pocas probabilidades de que un cerdo esté expuesto al virus del Ébola en los Estados Unidos ya que tendría que entrar en contacto con la sangre o los líquidos corporales de una persona sintomática con la enfermedad del Ébola. Las modernas prácticas de producción porcina incluyen una estricta bioseguridad de la granja y monitoreo de los trabajadores, lo cual hace que esta situación sea sumamente improbable.

Se ha descubierto que los cerdos se infectan naturalmente con el virus de Reston en Filipinas y China. El virus de Reston es una especie del virus de la enfermedad del Ébola que no ocasiona enfermedad en los seres humanos. En Filipinas y China, cerdos contrajeron el virus de Reston y otros virus, entre ellos el virus del síndrome reproductivo y respiratorio porcino (PRRS, por sus siglas en inglés), por lo que no está claro si el virus de Reston fue el responsable de los signos clínicos observados en estos cerdos. No se observaron signos clínicos en los cerdos infectados experimentalmente con el virus de Reston.

¿Pueden los cerdos propagar la enfermedad del Ébola?

No se conoce si los cerdos pueden infectarse con el virus del Ébola de forma natural (Zaire ebolavirus) y, por lo tanto, no hay indicios de que participen en la transmisión del virus. Sin embargo, sí hay indicios de que el virus de Reston se transmite de los cerdos a los seres humanos a pesar de que los cerdos ni las personas se ven afectadas por la enfermedad. No se debería permitir que los cerdos, incluidos los cerdos que se tienen como mascotas como los cerdos panzones, entren en contacto con personas con la enfermedad del Ébola. Los cerdos sanos que ya viven en los EE. UU. y no están expuestos a personas infectadas por el virus de la enfermedad del Ébola no corren riesgo de infectarse ni de propagar la enfermedad.

¿Pueden los monos contagiar la enfermedad del Ébola?

Sí, los monos corren riesgo de contraer la enfermedad del Ébola. Los síntomas de infección por la enfermedad del Ébola en monos incluyen fiebre, disminución del apetito y muerte súbita. Los monos no deberían tomar contacto con nadie que pudiera tener la enfermedad del Ébola. Los monos sanos que ya viven en Estados Unidos y que no han estado expuestos a una persona infectada con la enfermedad del Ébola no corren riesgo de contagiar el virus.

¿Pueden los murciélagos contagiar el virus del Ébola?

En África, los murciélagos de la fruta son considerados reservorio natural del Ébola. No hay evidencia de que los murciélagos en América del Norte sean portadores del virus del Ébola y por tal motivo los 
Centros para el Control y la Prevencion de Enfermedades consideran que el riesgo de un brote de la enfermedad del Ébola causado por murciélagos en los Estados Unidos es muy bajo. Sin embargo, se sabe que en los Estados Unidos los murciélagos pueden contagiar la rabia y otras enfermedades. Para reducir el riesgo de transmisión de la enfermedad, nunca intente tocar un murciélago, vivo o muerto.

¿Pueden los animales que no son mamíferos (aves, reptiles, anfibios o peces) contraer la enfermedad del Ébola?

Actualmente no hay evidencias de que el virus del Ébola pueda infectar a los animales que no son mamíferos y que se tienen como mascotas, como por ejemplo las aves, los reptiles, los anfibios o los peces. El virus del Ébola no se ha detectado en las especies no mamíferas como se observó en los brotes anteriores de enfermedad del Ébola en África.

¿Cuáles son los requerimientos para ingresar mascotas u otros animales a Estados Unidos?

De acuerdo con las regulaciones de los 
Centros para el Control y la Prevencion de Enfermedades, los perros y gatos que ingresen a los Estados Unidos deben estar sanos. Los perros deben estar vacunados contra la rabia antes de su llegada a Estados Unidos. Bajo ninguna circunstancia se permite importar roedores africanos y monos como mascotas.

El USDA ha importado regulaciones que tienen la intención de proteger el ganado en los EE. UU. Estas regulaciones abordan ciertas enfermedades que afectan al ganado y que no ocurren en los Estados Unidos, como la enfermedad de la fiebre aftosa y la clásica fiebre porcina, entre otras. Las regulaciones del USDA prohíben el ingreso de rumiantes (incluidas las reses, las ovejas y las cabras) y cerdos vivos provenientes de la mayoría de los países africanos como consecuencia de la existencia de estas enfermedades en esos lugares. Información adicional sobre El USDA y la importación de animales y productos derivados de animales .

Cada estado y territorio de Estados Unidos tiene sus propias reglas respecto de la propiedad e importación de mascotas, y estas normas pueden ser diferentes de las regulaciones federales. Las aerolíneas pueden exigir requisitos adicionales.