jueves, 12 de mayo de 2016

SU SANTIDAD, ESA GENTE NO NOS REPRESENTA


Por Ricardo bustos

Como si nada hubiera existido en el medio de nuestra agitada vida institucional en los últimos años, el titular de la Pastoral Social de la Iglesia, Monseñor Jorge Lozano (a quien tenía en otro concepto) acaba de recibir y además sacarse fotos con tres impresentables que hasta el día de hoy no se sabe a que ideología responden pero se hacen llamar "dirigentes sociales" pero hacen vida de millonarios.


Ellos son el ex vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto, que le hizo la vida imposible a Scioli durante gran parte de su gestión, respondiendo al mandato de su jefa, la ex casi reina, otro de los visitantes es  Fernando Esteche, líder del grupo que con su caras tapadas y machetes en sus manos, estuvieron y seguramente están al servicio de quien mejor les pague sus jornales utilizando para ello al grupo "Quebracho", el otro un gordito que nos habló de amor en la televisión, pero se dedicó la mitad de su agitada vida piquetera a golpear a jóvenes, ancianos o mujeres y  se dio todos los gustos económicos, políticos y sociales, prestando servicios a causas nada claras, viajando permanentemente a Irán o Cuba y saliendo en fotos con quienes para los argentinos representan un mar de dudas judiciales. Esta gente, fué a pedir por la libertad de Milagro Sala.

Ahora como si todo esto fuera poco, los verdaderos católicos, aquellos que cumplen con las normas de la fe, buenas costumbres, respeto hacia nuestros semejantes y solidaridad con quien mas necesita, estamos observando que es nuestra iglesia quien se va alejando de sus fieles con la incorporación de esta clase de corruptos convertidos en corderitos que se adueñan cada día de los preceptos que jamás cumplieron ni piensan cumplir. Una vez se hicieron con el escudo del Justicialismo y destruyeron al peronismo y ahora están haciendo lo mismo con la bandera amarilla y blanca de la iglesia  alejando de los templos a los verdaderos fieles. 


Se que el Papa debe recibir a todos y en eso estamos estamos de acuerdo, pero darle una cita en Santa Marta a Hebe de Bonafini, cuando aún no sabemos que hizo con el dinero de las viviendas de "sueños compartidos" que no se construyeron y después de haber recibido durante años los peores agravios no solo hacia su persona sino ala iglesia toda, llevando a sus seguidores a defecar en el altar de la Catedral metropolitana, la verdad no me gusta nada y a partir de ahora comenzaré a observar con mas detenimiento para tratar de comprender si en realidad el Papa es jefe de la Iglesia o de la política  argentina

Si de ideologías hablamos, no es de extrañar que cuatro sacerdotes villeros, a quienes hace pocos días (casualmente) visitó la ex presidente, ahora publicaron una carta criticando al actual jefe de Estado Mauricio Macri por la mala gestión de su gobierno, el mismo que aún no cumplió 5 meses y arrastra toda la inmundicia que dejaron quienes se fueron el 10 de diciembre último.

No me interesa si son tercermundistas, segundomundistas o primermundistas, solo se que alguien los autorizó a involucrarse en la política del país pero desde un oscuro rincón en donde se sienten a sus anchas porque en las villas nadie sabe para donde van a salir las balas en las largas noches de las cortas vidas de los que estos curas dicen proteger.

Mis años de infancia, transcurrieron en el Colegio Sagrado Corazón de la Plata y allí fuí formado con respeto y devoción hacia la fe católica, con recuerdos que hoy son imborrables. Recuerdo al Director del Colegio, Rvdo. Padre Cristiano, los sacerdotes Cinquina, Larroca, Tiscornia, Pellman y tantos otros que marcaron un camino en los niños y jóvenes de aquellos tiempos. Recuerdo que dos veces al año, llegaban desde Asia o Africa, hermanas o hermanos salesianos que nos relataban sus experiencias en aquellas tierras y las necesidades extremas que tenía la población, con epidemias, hambruna, exclusión, violaciones y muerte. Ha pasado mas de medio siglo y veo que hoy no cambió absolutamente nada, solamente los protagonistas son otros, el resto sigue siendo ejemplo de desidia y olvido.

En cada misa a la que asistíamos diariamente antes de ingresar a clases bien temprano en esas mañanas heladas de mi Ciudad, siempre se mencionaba la figura del Sumo Pontífice y rezamos por él porque se nos decía que necesitaba de nuestra ayuda espiritual para cumplir su misión.

En aquella época, el Peronismo y la Iglesia estaban enfrentados y mas de una vez, teníamos que salir escondidos y corriendo por alguna puerta  que tenía el Colegio ya que ocupaba casi dos manzanas con la Basílica incluida. El motivo era que existía el peligro de algún ataque hacia la institución y la responsabilidad de nuestros tutores era muy grande como para permitir que nos hagan daño. 


Lamentablemente, a mi juventud acelerada ha llegado la desilusión, en el momento que mas necesitaba confiar en alguien que no se encuentre impregnado por la mugre de la mala política.
Aguantamos mucho tiempo a un nazi fascista como Guillermo Moreno desde la Secretaría de Comercio, imponiendo a punta de pistola sus ideas políticas y económicas, quien ahora (procesado) nos dice muy suelto de cuerpo que pronto saldrá a la venta un libro suyo con prólogo del Papa Francisco. No conformes también hemos sufrido la violencia de una autoritaria y déspota  dirigente social (hoy detenida) robando nuestros dineros para engrosar su patrimonio sin control alguno por parte del Estado, a tal punto que entre gallos y medianoche, llegó a co-gobernar la Provincia de Jujuy con la anuencia del propio Gobernador Kirchnerista de entonces.

Siento mucho dolor al leer declaraciones del Papa Francisco relacionadas con la detención de Milagro Sala.

Como si fuera poco, la opinión de su Santidad la transmite un dirigente social de la Organización "La Alameda", cuyos orígenes datan de una usurpación de una fábrica textil a la que convirtió en Cooperativa y actualmente sigue explotando,  alguien que en lo personal no me representa, llamado Gustavo Vera, una de las pocas personas que tienen el privilegio de conocer de primera mano lo que piensa el Papa Francisco. Según Don Vera, el Papa está muy alarmado por la detención de Milagro Sala y le preocupan las condiciones de la detención porque sientan un precedente para la criminalización de la protesta. 

Creo que Su Santidad no debe estar informado por los mismos que nos transmiten sus mensajes a nosotros, y creo que debe saber los motivos de la detención de la dirigente de  Tupac Amaru, que está acusada de asociación ilícita, fraude y extorsión y los argentinos aún no sabemos que hizo con los millones de pesos que fueron a sus cuentas bancarias con una vida de millonaria que jamás ha ocultado por la impunidad con que ha cometido semejante cantidad de ilícitos.

Estamos muy mal como católicos e iglesia si este señor Gustavo Vera, permanece diez días en la Residencia Santa Marta donde vive el Santo Padre como si fuera un embajador nuestro y como detalle, me gustaría saber quien paga sus pasajes o estadía en Italia, porque no creo permanezca encerrado en el Vaticano todo el tiempo como una monja de clausura.

Según Gustavo Vera, el Papa está preocupado por que hay dos varas a la hora de impartir justicia en argentina y donde parece que se actúa según la portación de rostro. Me gustaría decirle al Papa, con el mayor respeto por su investidura y sin ofender a nadie, que Milagro Sala o Guillermo Moreno, sus "amigos", no nos representan a los argentinos de bien, los mismos que nos emocionamos cuando lo vemos en el Papamóvil recorriendo las calles, besando a los niños, abrazando a los ancianos y enfermos y criticando con dureza a todos los delincuentes que abusan de la generosidad humana, pero también quisiera recordarle que esa misma vara no la ha tenido para medir la terrible corrupción de los 12 años de gobierno kirchnerista, a cuyos funcionarios recibió en el vaticano toda vez que le llevaron algún cuadro o banderín para salir en la foto y después mostrarla en cuanto acto político se presentara la ocasión, a modo de chapa y protección para aspirar a algún cargo político. Se muy bien que la tarea del santo Padre es unir a todos dentro de la fe y convivencia, pero creo que  este no es el camino y alguien de su entorno, que represente el pensamiento de la iglesia mundial, debería explicarle a su Santidad que de esta forma todo lo que logró en sus primeros tiempos como jefe de la iglesia, lo puede perder con gestos que no caen bien a muchos. La prueba mas evidente es que en sus primeras apariciones, todos los canales de televisión interrumpían sus programas para ver el desarrollo de las visitas que realizaba a diferentes países y ahora en el último viaje, de casualidad TN mostró la llegada del avión a Cuba y México con una recorrida por las calles aztecas. 

No se si algo cambió en el Papa o si realmente cambiamos nosotros, lo cierto es que el encanto de Francisco, se ha convertido en un debate político, pero de un solo lado y así está logrando que todos quienes confiamos en su obra, pensemos que la discriminación y portación de rostros es a la inversa. 

Ya tuvimos una ex casi reina que puso en práctica el "divide y reinarás" y así nos fué. El Papa no debe ser peronista, radical, de Cambiemos o cualquier ideología política que tenga un escudo, su Santidad debe llevar en alto la bandera amarilla y blanca que representa a todos los católicos y terminar con tanta parcialidad recibiendo a quienes solo le llevan chusmerío barato para que sus palabras apoyen a quienes la Justicia ya se encargó de ponerlos en su lugar. 

Existe la justicia divina, pero aquí en la tierra mientras tanto, debemos cumplir con la de la Ley de los hombres, que no es poco.
Nuestra América se debate por estos días entre el populismo y la libertad, algo que quizá suena extraño, pero ya hemos comprobado que no hay peor gobierno que aquel que mantiene cautivos a millones de pobres haciéndoles creer que la culpa de todos sus males la tienen los que mas ganan, sin explicarles que ello ocurre simplemente... porque trabajan.

Ricardo bustos
Locutor Nacional
Comunicador
Misiones Argentina