domingo, 24 de abril de 2016

EL AMOR DE UN PUEBLO NO SE COMPRA EN LAS VILLAS

  
Por Ricardo Bustos

Pasé los mejores años de mi infancia estudiando en el Colegio Sagrado Corazón de Jesús y sería muy ingrato si hablara mal de los sacerdotes que guiaron el camino para mi instrucción porque la educación la recibí en el hogar.
Jamás he visto durante todos los años de estudio o práctica religiosa por mi fe, algún sacerdote que se dedicara a hacer política, es mas, los veía muy lejos de esas prácticas, a tal punto que durante los primeros gobiernos del General Perón, la iglesia era perseguida y mas de una vez hemos tenido que salir por puertas que solamente conocíamos los alumnos por temor a recibir agresiones.
Por estos días en los que la ex casi reina visita a todos los que pueda porque nadie le brinda el apoyo político que creía tener para un proyecto que no tiene razón de ser, la encontramos en la Isla Maciel, al borde del Riachuelo, reunida con un grupo de sacerdotes que ejercen su Ministerio en una orden que se conoce como "Opción por los pobres", como si todos los creyentes que tienen mayor poder adquisitivo fruto de su esfuerzo no tuvieran derecho de acceder a las bondades que brinda dicha congregación religiosa, la misma que goza del beneplácito de Su Santidad el Papa Francisco, el heredero de Pedro a quien el gobierno que se fué no le abría ni las puertas de servicio. 


El párroco de la iglesia que visitó la señora, comentó en las redes sociales que mantuvieron una charla por más de una hora con la ex presidente. La realidad social, un cataclismo económico, el "discurso hegemónico" del nuevo gobierno y la misión que le encomendó el Papa Francisco fueron parte del diálogo que mantuvieron los sacerdotes con Cristina Kirchner. "Fue una iniciativa nuestra, de los curas de Opción por los Pobres, de pedirle una entrevista a Cristina para que nos dijera desde dónde podíamos aportar en el frente ciudadano que convoca. Nos habló de Francisco, de las cosas que la había alentado para que viera su misión y que era una gran bendición para la Argentina tener una persona como Francisco en Roma y con un liderazgo de mucho peso".
Como vemos la hipocresía da para todo y a esta altura no se si estos sacerdotes son ciervos del señor, o de la señora. Como si fuera poco y para politizar mas la religión, estos sacerdotes tienen una posición muy clara respecto a lo que representa su ideología . Según palabras del Párroco Francisco "Hay alguien que sigue convocando, seguimos pensando lo mejor para el otro. Nosotros sabemos que Jesús es el ser para los demás y ella (la señora) que la patria es el otro. Ahí se juntan las dos vertientes que hacen que nosotros como curas en Opción por los Pobres aportemos y apoyemos políticas que van en beneficios de ellos. Nosotros como curas no queremos nada para nosotros, queremos la felicidad de nuestro pueblo".
Como católico y crítico de las cosas que no me gustan de la actual iglesia, me gustaría saber si le preguntaron a la ex presidente por todo el dinero que hizo desaparecer, logrando de esa manera que existan cada día mas villas como las que ellos tienen que contener por medio de la fe ...y sus ideologías.
Aquellos que vivimos el día a día con lo que hay y muchas veces con lo que no hay, sabemos que una persona no se convierte en pobre en cuatro meses. Esta señora cuando está en Buenos Aires habita en un departamento de Recoleta o en el sur tiene para elegir con cual de los lujos va a disfrutar mañana, no nos puede venir a hablar de la misma pobreza que ella y su esposo se encargaron de producir, es una falta de respeto al ser humano, cualquiera sea su fe, identidad o profesión.
Como decía Discépolo, "dale nomás...dale que va" y ahora resulta que estos sacerdotes viven dudando en elegir a Marx o Jesús aunque por lo visto ya nos dimos cuenta con quien se quedan.
Con el mayor respeto por las iglesias protestantes, debo reconocer como católico que cada día van a existir muchas mas porque saben como contener a sus fieles a la hora de las necesidades a flor de piel. Nosotros comprobamos que las iglesias católicas siempre tienen sus puertas cerradas y si buscamos un sacerdote está en cualquier lado menos donde debe estar.
Obispos con vidas de millonarios y fieles pobres, esa no es la iglesia que Jesús le encomendó a Pedro y basta ver a la ex presidente para comprobar que así está la iglesia hoy unida a la política.


Ricardo Bustos
Locutor Nacional - Comunicador
Misiones - Argentina