viernes, 25 de marzo de 2016

Uso de RU-486 muestra que a Planned Parenthood no le interesa la salud de las mujeres


Planned Parenthood junto a otro proveedor de Abortos Tucson Women's Center encabezaron una demanda para anular una ley de Arizona que obliga a los médicos cumplir con las directrices de la FDA en la administración de una "droga o sustancia" que se utiliza para inducir el aborto. 
Planned Parenthood se burla de las directrices de la Food and Drug Administration –FDA sobre la píldora abortiva conocida como RU 486 (mifepristona). Con eso queda muy claro que no están interesado en la salud de las mujeres
Y se salieron con la suya. Por lo menos por ahora. 
Un tribunal del estado de Arizona falló a su favor. Este fallo permite continuar con el uso de la riesgosa mifepristona (RU-486) sin necesidad de prescripción médica. Este es el protocolo de lo que Planned Parenthood reclama como una de las "mejores prácticas", a pesar de que la FDA considera todo lo contrario. 
En el momento de la sentencia, la nueva ley de Arizona no estaba en vigor. A finales del año pasado el Tribunal del Noveno Circuito de Apelaciones colocó una orden judicial sobre la ley, que calificó de "totalmente innecesaria" la prescripción médica sobre ese tipo de drogas. Desde que la Corte Suprema de Estados Unidos se negó a revisar el caso, quedó efectivamente en el limbo hasta ahora.
El Tribunal Superior del Condado de Maricopa, que emitió el fallo, afirma que la exigencia de los médicos para administrar medicamentos para el aborto químico según las directrices de la FDA es inconstitucional. La ley fue aprobada originalmente por la legislatura estatal de Arizona y promulgada por el entonces gobernador Jan Brewer en 2012. Fue diseñada como medida drástica para proteger a las mujeres de los riesgos inherentes a los abortos químicos tardíos.
Los riesgos de salud materna asociados con la RU-486 son, en muchas circunstancias, graves, incluso ponen en riesgo la vida de las mujeres...
El régimen aprobado por la FDA para la RU-486 requiere que se administre la droga abortiva dentro de los primeros 49 días de embarazo, según los cálculos de la última menstruación. Según las más recientes directrices de la FDA, la droga "no tiene otra indicación aprobada para su uso durante el embarazo."
Por otra parte, las directrices de la FDA establecen que la paciente debe contar con la información en la "guía del medicamento" de la droga y debe solicitarse el “consentimiento del paciente". El medicamento debe ser administrado vía oral, tres tabletas de 200 mg. Se requiere una visita al médico dos días después de la administración para asegurar la muerte fetal, y para administrar una dosis adicional de misoprostol si fuera necesario. Es necesaria una tercera visita al médico dos semanas después de la administración para asegurarse de que no hay complicaciones de salud o que partes del cuerpo del feto hayan quedado en el útero.
Pero entonces, ¿qué es lo que reclama Planned Parenthood? 
Primero, Planned Parenthood argumenta que se debe permitir a administrar el fármaco abortivo a las madres con nueve semanas de gestación, que es dos semanas completas después de lo permitido por la FDA. En efecto, esto es negar lo obvio: los riesgos de aborto químico para la madre son mucho mayores conforme avanza el embarazo.
Por supuesto, no mencionan que esto aumentaría aún más la base de clientes y los beneficios económicos para Planned Parenthood. Pero es obvio, la salud de las mujeres no es lo primero para Planned Parenthood. Lo primero es ampliar las oportunidades de su negocio, los abortos. 
Segundo, Planned Parenthood también afirma que las tres visitas al médico prescrito por la FDA son demasiadas y hacen que el procedimiento sea demasiado costoso e inconveniente. Argumentan que la administración de dosis más pequeñas ahorraría dinero a las madres, y por lo tanto sería más fácil para más mujeres obtener un aborto. 
Nuevamente, estas medidas de “ahorro” están hechas en función de que Planned Parenthood tenga más clientes e ingresos y claramente en contra de la salud de las mujeres.
Si la FDA ha determinado que la droga abortiva sólo debe ser administrada en un centro médico y bajo supervisión médica no ha sido por un capricho. Lo ha hecho para proteger a las mujeres en base a la documentación de los efectos secundarios graves que tiene la RU-486.  
Planned Parenthood quiere acabar con la seguridad médica que exige la FDA como por ejemplo que el médico tratante debe ser capaz de evaluar la edad gestacional del bebé, debe estar calificado para diagnosticar embarazos ectópicos, y debe proporcionar una manera para que el paciente tenga acceso a un centro donde puedan recibir transfusiones de sangre y las intervenciones quirúrgicas si surgen complicaciones.

¿Qué dicen los estudios científicos sobre los efectos secundarios de mifepristona?

Un estudio publicado en el New England Journal of Medicine encontró riesgos significativamente más altos de complicaciones con bebés abortados en edades gestacionales más avanzadas. [1]  2% de las mujeres que tenían menos de 49 días de gestación requirieron ya sea la hospitalización, intervención quirúrgica o líquidos por vía intravenosa. De las 2.000 mujeres encuestadas, muchas experimentaron hemorragia severa. Cuatro mujeres requieren transfusiones de sangre, 25 de hospitalización y 22 de fluidos intravenosos. Nueve por ciento de las mujeres estuvieron con hemorragia 30 días después del aborto y uno por ciento informó que aún estaban hemorragia 60 días después. Un 29% de las mujeres necesitaron analgésicos opiáceos por dolor abdominal severo. Otros efectos secundarios reportados incluyen infecciones virales (4%), vaginitis (4%), rigidez (3%), desmayo (2%) y, en 10 casos endometriosis.
Mujeres a las que se le aplicó mifepristona con más de 49 días de gestación eran dos veces más propensas a requerir este tipo de intervenciones, y significativamente más propensas a tener dolor abdominal intenso, vómitos severos y diarrea. El vómito fue tan grave para una madre que tuvo que ser hospitalizada a causa de ello.

Vale la pena señalar que casi la mitad de todas las mujeres en este estudio tuvieron esos abortos químicos en clínicas de Planned Parenthood.

A partir de abril de 2011, la FDA había recibido más de 2.000 informes de eventos adversos --- incluyendo 14 muertes - asociados con la RU-486. Ocho de las catorce muertes se debieron a sepsis, como resultado directo de la administración vaginal o bucal de misoprostol, métodos que no han sido aprobados por la FDA. Otras complicaciones graves reportados a la FDA incluyen hospitalización (612 casos con exclusión de los 14 casos de muerte), pérdida de sangre severa que requiere una transfusión de sangre (339 casos), embarazo ectópico (58 casos) e infección (256 casos).
A pesar de que estos riesgos están bien documentados, Planned Parenthood descaradamente insistió en un escrito a la Corte Suprema de Estados Unidos que sus abortos químicos sin prescripción médica son "seguros".
La falta de voluntad de Planned Parenthood para acatar las directrices de la FDA en el caso de las píldoras abortivas deja en claro que la organización se preocupa poco por la seguridad de las mujeres que acuden a ellos en busca de ayuda. La organización está tan desesperada por asegurar su negocio de abortos que no le importa si ello conlleva la muerte de decenas de mujeres por daños colaterales.

[1] Irving M. Spitz, C. Wayne Bardin, Lauri Benton, and Ann Robbins, “Early pregnancy termination with mifepristone and misoprostol in the United States,” The New England Journal of Medicine 338, no. 18 (1998): 1241-1247.