sábado, 10 de noviembre de 2012

Psoriasis, mucho más que una enfermedad de la piel



Alrededor de 125 millones de personas en todo el mundo padecen el mal, que en la Argentina afecta entre el 2 y 3% de la población. La importancia de detectar a tiempo esta afección multifactorial

La psoriasis es una afección no contagiosa, tratable por el médico dermatólogo y que puede asociarse a otras enfermedades.
Bajo estas premisas, del 22 al 26 de octubre, la Sociedad Argentina de Dermatología celebra la Campaña Nacional de Educación e Información sobre Psoriasis. Durante esa semana se atenderá de manera gratuita en los hospitales adheridos a la campaña.
La psoriasis es una enfermedad inflamatoria, de evolución crónica, compromiso sistémico, naturaleza inmunológica, predisposición genética y desencadenantes multifactoriales, que padecen 125 millones de personas en todo el mundo.
En la Argentina la cifra asciende aproximadamente a 800 mil pacientes. Se trata de una afección que puede aparecer en diferentes momentos de la vida y afectar tanto a adultos como a niños y a ambos sexos por igual. Se caracteriza por lesiones rojas, sobreelevadas de la piel normal y escamas blanquecinas, que se desprenden fácilmente y pueden picar, sangrar o doler. Puede afectar a cualquier parte del cuerpo, pero las zonas más comúnmente comprometidas con los codos, rodillas, cuero cabelludo y región sacra.
Se trata de una enfermedad multifactorial. Esto es porque existe una predisposición genética, una respuesta inmunológica alterada y la influencia de múltiples factores (estrés, medicamentos, traumatismos, infecciones, alcohol, tabaco y obesidad).
La enfermedad produce un alto impacto en la calidad de vida del paciente, pudiendo provocar cuadros psicopatológicos como ansiedad, depresión, aislamiento y adicciones como el tabaquismo.
Paralelamente predispone a padecer otras enfermedades: inmunológicas (artritis psoriásica, enfermedad inflamatoria intestinal), cardiovasculares (ateroesclerosis, infarto agudo de miocardio) o inflamatorias (obesidad, síndrome metabólico).
Actualmente existen muchos tratamientos y para ello el médico tiene en cuenta la localización, extensión y gravedad de las lesiones así como el tipo de psoriasis, la edad, el riesgo/beneficio, entre otros factores. La tendencia actual es combinar y rotar los tratamientos (locales o sistémicos).
“El tiempo de tratamiento dependerá de los factores antes mencionados, pero lo importante es prevenir, por ello ante la menor sospecha de la enfermedad una consulta con el médico especialista en dermatología es fundamental, ya que dará un diagnóstico adecuado y un tratamiento precoz para evitar el progreso de la enfermedad y lograr el control de la misma”, remarcó el doctor Roberto Glorio, uno de los coordinadores de la campaña.
La probabilidad de que la descendencia padezca psoriasis es del 14% con un padre afectado y si ambos padres tienen la enfermedad, la posibilidad aumenta al 40%. Quienes tienen antecedentes familiares, en general, pueden comenzar su enfermedad antes de los 40 años. Y en los niños es una dermatosis frecuente (representa el 4,1% de las enfermedades dermatológicas diagnosticadas antes de los 16 años): aproximadamente 37% se manifiesta antes de los 20 años, 10% antes de los 10 años y 2% antes de los 2 años.
A nivel mundial la prevalencia de esta enfermedad en Europa del norte (Noruega, Dinamarca) oscila en el 5%, siendo menor en los Estados Unidos, muy baja en los países orientales e inexistente en indios americanos. En Latinoamérica hay una escasez de información epidemiológica acerca de la prevalencia de psoriasis.
Si bien no existen soluciones rápidas, una consulta a tiempo, el tratamiento correcto y la consciencia pueden corregir la calidad de vida de los pacientes, mejorar las lesiones y hasta desaparecer, aunque siempre persistirá la predisposición.

www.sad.org.ar

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com