martes, 18 de septiembre de 2012

Auge de la medicina personalizada para tratar el cáncer de pulmón


A través de tests de biología molecular, hoy se identifican alteraciones genéticas de los tumores, lo que permite seleccionar qué medicamento será el más eficaz y con menos efectos adversos. El cáncer de pulmón es responsable de más muertes por año que cualquier otro tipo de cáncer en el mundo.

Buenos Aires - El desarrollo de la medicina personalizada comenzó con las enfermedades onco-hematológicas y se extendió a los tumores sólidos. “El cáncer de pulmón siempre fue uno de los más difíciles de tratar, lo que generaba mucha frustración en la comunidad médica. Afortunadamente, eso ha cambiado radicalmente en la última década”, sostuvo, durante su visita a la Argentina, el Dr. Ignacio Wistuba, médico patólogo, Profesor del Departamento de Patología y del Departamento de Oncología Médica de Tórax y Cabeza y Cuello de la Universidad de Texas, M.D. Anderson Cancer Center, Houston, de los Estados Unidos.

También participó en nuestro país de un simposio organizado por el laboratorio Pfizer, el Dr. David Gandara, Profesor de Medicina de la División de Oncología y Hematología y Director del Programa de Oncología Torácica del UC Davis Comprehensive Cancer Center, Sacramento, California, de los Estados Unidos. El especialista remarcó que “es necesario entender la investigación del cáncer de pulmón como un viaje, y reconocer que estamos dando los primeros pasos. En este momento, podemos hablar de dos alteraciones genéticas del tumor muy importantes: La alteración del gen EGFR y la del gen de fusión ALK, aunque ya estamos estudiando la próxima generación de la secuenciación genética del cáncer de pulmón”

El test de diagnóstico para detectar el gen de fusión ALK se realiza sobre tejido del tumor extraído del paciente. “Éste debe ser realizado por un muy buen patólogo, pero la Argentina cuenta con destacados profesionales en esa especialidad. En aquellos pacientes en los que es posible identificar esas alteraciones genéticas, las nuevas terapias blanco claramente son las mejores alternativas”, insistió el Dr. Gandara.

La Dra. Liliana Dalurzo, médica especialista en Anatomía Patológica del Hospital Italiano de Buenos Aires, puntualizó que estas pruebas de diagnóstico “ya están disponibles en nuestro país, por ejemplo en el Hospital Italiano. En poco tiempo, serán más los centros que dispongan de la tecnología y el entrenamiento necesarios para llevar a cabo estos análisis de biología molecular”.

Cambio de Paradigma en Cáncer de Pulmón

Tal como lo explicó el Dr. Gandara, “si tenemos un tratamiento que resulta eficaz durante un año y luego el paciente presenta una recaída, pero en ese momento le indicamos otra medicación que le hace efecto durante otro año y, tras una nueva recidiva, para ese entonces ya disponemos de una nueva alternativa por otro período más, entonces, poco a poco vamos convirtiendo al cáncer de pulmón en una enfermedad crónica”.

Crizotinib es una innovadora medicación blanco; es el primer tratamiento de la historia dirigido contra la quinasa del linfoma anaplásico (ALK), para el tratamiento de pacientes con cáncer de pulmón no microcítico localmente avanzado o metastásico (CPCNP) ALK positivo.

La epidemiología preliminar sugiere que aproximadamente 3 a 5 por ciento de los tumores CPCNP son ALK positivos, lo cual se traduce en aproximadamente 6.500 a 11.000 pacientes con CPCNP en los Estados Unidos todos los años.

En cáncer de pulmón no había habido grandes avances, sino que se ha ido dando pequeños pasos. Sin embargo, tal como refirió Gandara, “estas nuevas terapias, como el crizotinib, aunque no le ganan la batalla al cáncer, sí representan un hito fundamental en la historia de su tratamiento.”

El Dr. Gandara luego detalló en qué consiste la ampliación de conocimiento que ahora se tiene acerca de los mecanismos del cáncer de pulmón y las alteraciones genéticas de los genes que conforman los tumores. “En cada paciente, el tumor es diferente, por lo que requerirá de un tratamiento específico. La alteración del gen de fusión ALK es una cerradura, para la que Pfizer desarrolló una llave efectiva, como el crizotinib, pero otras anormalidades genéticas serán cerraduras diferentes que requerirán llaves diferentes. Lo importante es que estamos entendiendo cómo es el proceso por el cuál se identifican las cerraduras y luego se intenta desarrollar la llave correspondiente, por eso hablamos de un nuevo paradigma en el tratamiento del cáncer de pulmón”, enfatizó.

ProSalud News

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com