miércoles, 29 de agosto de 2012

Las sectas captan de forma eficiente por Internet


La red es un baúl lleno de información o deformación, según se mire. No se sabe quién hay al otro lado ni si lo que nos está aportando se trata de realidad o engaño. La cantidad de material que ofrece internet puede unir a personas que se encuentran en diferentes partes del mundo y es de esto de lo que se aprovechan las sectas.

Lo cuenta Bea Ruiz Aranda en Estrella Digital:

En los últimos tiempos, las sectas han aprendido a emplear esta herramienta para darse a conocer y captar adeptos. Personas vulnerables que se sientan frente a un ordenador buscando compañía, apoyo, comprensión… Ésas son la presa fácil. Gente que siente soledad y desamparo y, sin comerlo ni beberlo, acaba atrapada en la red, un medio en el que pueden ocultarse bajo una personalidad diferente. “La forma de captación empieza con la observación. Comprueban cuáles son los espacios vitales de las personas que no están cubiertos, como la falta de afecto”, afirma el presidente de la asociación RedUNE, Juantxo Domínguez.

Existen muchas formas de comunicarse con futuros adeptos a través de internet: la propia página web oficial del grupo y, de forma más directa, chats, foros y redes sociales. Estos medios sirven para establecer una relación virtual que se puede convertir en realidad y en un acercamiento personal al grupo: “A través de internet hay una intercomunicación con los grupos y se van creando relaciones que pueden llegar al contacto directo”, señala Juantxo.

Uno de los primeros casos que se conocieron que vinculaba a las sectas con internet fue en marzo de 1997 con el suicidio colectivo de la secta Heaven’s Gate (Puerta del Cielo). 39 miembros de esta organización, fundada por Marshall Applewhite y Bonnie Nettles, aparecieron muertos en un rancho en California. El líder les había hecho creer que, al suicidarse, sus almas subirían a la nave espacial del cometa Hale-Bopp y conseguirían una liberación. Todos los miembros se dedicaban al diseño de páginas web y difundían creencias ufológicas y apocalípticas a través de la red. Desde entonces, se creyó que internet era un medio poderoso de captación y divulgación de ideologías.

El director de la Agencia de Investigación Zentral, Armando Freiría, afirma que “Internet es un elemento fundamental desde hace muchos años, por la rapidez y por la capacidad para formar grupos. Es un instrumento muy poderoso. Las sectas encuentran en internet una herramienta para difundir su ideario, para contactar con la gente”.

Las páginas oficiales de estas organizaciones son el escaparate para llegar a los internautas. En ellas se recogen sus creencias, su doctrina, sus actividades, información de primera mano. Es el medio propagandístico perfecto. Además, muchas de ellas están traducidas a diferentes idiomas para llegar a un público más amplio. Otra táctica que funciona es la creación por parte de los miembros de páginas personales donde cuenten su experiencia con el grupo. Sin embargo, existe la amenaza de detractores y críticos o exmiembros de la organización que, con la publicación de sus opiniones, perjudican gravemente la actividad virtual de las sectas.

También el correo electrónico es utilizado como medio para movilizar a los adeptos en el mínimo tiempo posible. A pesar de esto, algunos como los Testigos de Jehová creen que internet es un peligro por la divulgación de mentiras e, incluso, han llegado a prohibir a los adeptos que publiquen material del grupo en la red.

La captación en internet parece ser más eficiente que en persona, pues se puede alcanzar a gente con carencias afectivas que buscan compañía y comprensión. Los miembros de las sectas están dispuestos a brindar una amistad a esas personas desamparadas hasta conseguir que formen parte de un grupo en el que la relación de afecto se reduce a los propios intereses de la organización.

FUENTE: Estrella Digital / InfoRies

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com