miércoles, 15 de agosto de 2012

Es demasiado baja la lactancia materna



Sólo el 28% de las mujeres amamanta a su bebe de forma exclusiva hasta el sexto mes de vida, como lo recomiendan los especialistas

Por Fabiola Czubaj

Los esfuerzos para promocionar la lactancia durante los primeros seis meses de vida del bebe no parecen ser suficientes. En el país, las ONG que trabajan desde hace años para lograrlo coinciden no sólo en que es muy baja la cantidad de mujeres que amamantan de manera exclusiva, sino que estaría disminuyendo.

Estiman que poco menos de un tercio de las madres sigue esta recomendación. "Estamos hablando de que alrededor de un 28% de las madres amamanta en forma exclusiva al sexto mes", comentó Cecilia Karplus, coordinadora de la Liga de La Leche Argentina, que promueve el inicio de la lactancia desde la primera hora de vida del bebe, a libre demanda, y sin el uso del chupete y la mamadera hasta que esté bien establecida.

El motivo más citado de abandono prematuro de la lactancia es el regreso al trabajo. Y el alta del sanatorio cada vez más rápida hace que las mamás, sobre todo las primerizas, no siempre aprendan a amamantar correctamente. "Vemos que la lactancia exclusiva ha disminuido y por varios factores -indicó Paz Martín, directora de proyectos sociales de la Fundación Lactancia y Maternidad [Fundalam]-. Uno de los principales es que las madres tienen trabajos de jornada completa y esto hace que les cueste mucho sostener la lactancia durante seis meses."

En muchas empresas y en algunos edificios públicos funcionan los lactarios, espacios cómodos y limpios para que las empleadas que están amamantando puedan extraerse la leche y refrigerarla hasta volver a su casa. Aun así, Martín aclaró: "Sacarse la leche no es lo mismo que poner al bebe al pecho cada dos o tres horas. Extraerla y transportarla es un trabajo más. Las mujeres llegan a casa cansadas y les cuesta mantener la producción de leche".

Karplus coincidió en que es difícil, pero posible. "Hay una gran correlación con las leyes del trabajo porque lograr seis meses de lactancia exclusiva mientras se trabaja no es fácil -dijo-. Además, se necesita que las mujeres estén informadas y contenidas. Que haya más mujeres que amamanten al sexto mes no depende de las ONG que lo promueven, sino de una política de salud pública" desde el embarazo.

Durante la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que finalizó el viernes, la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), no sólo consideró "escasa" la lactancia exclusiva en América latina. "Menos de la mitad de los bebes comienzan la lactancia en la primera hora de vida (...) Apenas el 20% no recibe alimentos sólidos, semisólidos o blandos entre los seis y nueve meses, como lo recomienda la OPS/OMS -indicó la doctora Mirta Roses, a través de un comunicado-. Tenemos que mejorar las prácticas de lactancia y alimentación complementaria mediante políticas y programas de salud pública."

En la provincia de Buenos Aires, la lactancia exclusiva subió del 12 al 40% en los últimos 22 años. "Aun así, el camino que queda por recorrer para alcanzar índices elevados todavía es largo", admitió la directora de Maternidad e Infancia del Ministerio de Salud bonaerense, Flavia Raineri.

En tanto, la I Encuesta Alimentaria y Nutricional de la Ciudad de Buenos Aires (EAN-CABA) muestra que casi todos los bebes inician la lactancia materna, pero uno de cada cinco toma sólo la teta hasta el sexto mes.

De los cuatro restantes, tres comienzan a recibir alimentos sólidos el cuarto mes y uno lo hace mucho antes, entre el segundo y el tercer mes. Y un 50% empieza a recibir otros líquidos en esos meses, según revela la EAN-CABA, del Ministerio de Desarrollo Social porteño, Unicef Argentina y el Centro de Estudios en Nutrición Infantil (Cesni).

REVERTIR LA TENDENCIA

Una estrategia para mejorar esta tendencia es la instalación de lactarios. En la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, funcionan 25 en empresas y organismos públicos. Cada dos meses, Fundalam los supervisa.

"Los promovemos porque son fundamentales para no cortar la lactancia cuando la mamá vuelve a trabajar, y los requerimientos para armarlos no son muchos -contó la vicejefa del gobierno porteño, María Eugenia Vidal-. Sólo se necesita un espacio privado, no muy grande, con una mesa, una heladera y un sillón, y un lavatorio para la higiene de la mamá y sus utensilios."

Martín explicó que una mujer que vuelve a trabajar debe extraer la leche cada dos o tres horas para estimular su producción, como lo haría si diera de mamar al bebe. Para eso, necesita entre 10 y 20 minutos por vez. Lo ideal, explicó Martín, sería "un lugar en el trabajo para que vayan con el bebe y puedan amamantarlo".

Según muestra la encuesta porteña, los motivos de abandono siguen siendo: "Me quedé sin leche" y "Tuve que salir a trabajar". Cuando una mamá no tiene leche, "primero habría que determinar la causa -señaló la doctora Marisa Bretton, neonatóloga del Hospital Privado de Niños-. Se puede estimular con una mayor frecuencia del amamantamiento y asegurando la posición del bebe al pecho para hacerlo mejor".

Para la puericultora Graciela Rassio, de Fundalam, "todas las mamás tienen leche". Su experiencia en la atención de las consultas, "cuando no tienen suficiente leche, las causas suelen ser la falta de estimulación con la succión del bebe, espaciar mucho la toma, una mala adhesión de la boca del bebe al pecho materno o la falta de hidratación materna. Rara vez no se puede resolver".

Recomendó dar el pecho con una botellita de agua a mano, en una posición cómoda para la madre y el bebe y aprender la técnica correcta de adhesión boca-pecho.

Esta información está disponible en www.fundalam.com. Como la Liga de La Leche ( www.ligadelaleche.org.ar)  y otras ONG, ofrece asistencia gratuita a las mamás. Los hospitales amigos de la madre y el niño también entrenan en una lactancia exitosa.

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com