miércoles, 25 de julio de 2012

ONU: Ban Ki-Moon al servicio del lobby gay

Al referirse a los homosexuales dijo: “Ninguna costumbre o tradición; ningún valor cultural o creencia religiosa puede justificar que se prive a una persona de sus derechos humanos”. El caso Uganda. Los dineros de Soros.

Por Juan Bacigaluppi


El 2 de julio, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, dirigió un mensaje al Festival de Cine sobre Derechos Humanos, que se realizó en New York. En el texto, Ban afirma refiriéndose a las minorías gay-lésbicas: "Ninguna costumbre o tradición; ningún valor cultural o creencia religiosa puede justificar que se prive a una persona de sus derechos humanos. La violencia y la discriminación contra lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) es una violación de los derechos humanos: una violación que los Estados tienen un deber moral y la obligación legal de resolver".

Recordamos que el Secretario General reinterpretó la Declaración Universal de Derechos Humanos, afirmando que “los derechos” a la “orientación sexual” y la “identidad de género” están implícitamente contenidos en ella.

En el Festival de Cine sobre Derechos Humanos, se presentó el documental estadounidense “Call me Kuchu”, centrado, en parte, en el asesinato del activista ugandés LGBT David Kato, el año pasado.

El caso Uganda

Aunque las autoridades ugandesas, incluso sus embajadores, se preocuparon en aclarar que el asesinato de Kato era un crimen entre homosexuales, el lobby gay internacional lo ha tomado como bandera de homofobia. Al conocerse la noticia, Barack Obama emitió una declaración dando por probado que era uno de esos crímenes y comprometiéndose a seguir promoviendo los “derechos de las personas LGTB”. Por su parte, el Parlamento Europeo aprobó una resolución en la que, entre otras cosas, se habla claramente del corte de ayuda exterior para el desarrollo a Uganda, si no deja de considerar la homosexualidad como una actividad fuera de la ley.

Nos oponemos a los malos tratos y, por supuesto, a la violencia y a la muerte, pero, como hemos dicho varias veces, aceptar los supuestos derechos LGTB, significa, por ejemplo, que califiquen de homofóbica y discriminatoria toda opinión en desacuerdo con el estilo de vida homosexual. Los supuestos derechos LGTB, atentan contra la libertad religiosa, por ejemplo, oponiéndose a la predicación de la doctrina cristiana. En base a ellos se arremete contra la libertad de los padres a educar a sus hijos y se desconoce la libertad de las instituciones de enseñanza.

Además, existe una gran presión sobre África por parte de los países centrales, para imponer los llamados “derechos de los homosexuales”.

Los dineros de Soros

A su vez, el New York Times (14-03-12), reseñaba que el Center for Constitutional Rights, institución norteamericana financiada por George Soros, había denunciado al pastor evangélico norteamericano Scott Lively, ante la corte federal de Massachussets, de haber violado la ley internacional incitando a la persecución de gay y lesbianas en Uganda. El Center for Constitutional Rights pretende crear “casos” para que alguno de ellos llegue a la Corte Penal Internacional.

En realidad, lo que hizo Lively fue dar una serie de conferencias sobre cómo deben los padres evitar que sus hijos sean adoctrinados en el “estilo de vida homosexual”. Visitó colegios, universidades, habló con legisladores, y en ningún momento predicó ningún tipo de violencia contra los homosexuales.

Es de notar, que el Center for Constitutional Rights (CCR), también denunció al Papa Benedicto XVI y a los cardenales Bertone, Sodano y Levada, ante la Corte Penal Internacional en La Haya, acusándolos de complicidad y de encubrimiento en los casos de pedofilia que, lamentablemente, han ocurrido en la Iglesia, (vid. New York Times, 13-09-11).

Fuentes: UNNews, 02-07-12; The New York Times; Life Site; Forum Libertas.

Noticias Globales

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com