viernes, 13 de julio de 2012

La violencia de género que no disgusta a las feministas progre

Según un video recientemente publicado por la organización provida humana Live Action de Estados Unidos, los promotores del genocidio abortista se ceban especialmente con las niñas, en una práctica que ya ha sido bautizada como generocidio.

A pesar de estos asesinatos en masa orientados contra las féminas, difícilmente veremos a alguna de las muchas organizaciones de pseudo “defensoras” de la mujer, protestar porque la condición femenina sea CAUSA de un aborto.

Para comprender el silencio y complicidad de las orgas feministas ante el asesinato específico de niñas, debemos primero comprender qué intereses están detrás de esas organizaciones. Como cualquiera con sentido común comprenderá, esta ola internacional en favor del asesinato de niños no es producto de que espontánea y simultáneamente, los pueblos del mundo con culturas y tradiciones tan dispares, hayan coincidido al unísono en pedirle a sus representantes “democráticos” que el aborto sea un derecho, sino más bien se produjo por el camino inverso: desde los centros de poder se tomó la decisión y luego, a través de sus agentes, se sometió al pueblo a un lavado de cerebro “democrático” y colectivo para que aceptara e incluso promoviera “voluntariamente” el designio de los centros de poder.

Organizaciones como la Fundación Rockefeller y otros grupos vinculados al poder financiero, financian (sobornan) a las cúpulas políticas de los diferentes países (y diferentes partidos) y a ONGs antisociales, para que representando la voluntad de los banqueros y NO la del pueblo, IMPONGAN a sus “representados” leyes y normas diseñadas por un grupo de usureros genocidas con pretensiones de dominio universal. Esta es la razón por la que vemos a organizaciones feministas, más preocupadas en servir a sus amos del Nuevo Orden Mundial, que de denunciar este generocidio contra las niñas.

Algo paradójico entre los promotores del aborto, es que la abrumadora mayoría de las organizaciones que lo promueven, son de tendencia marxista-feminista, que sin embargo tienen una postura que coincide absolutamente (lo que no es casual), con las políticas que emanan del imperialismo capitalista más rancio y de sectas tan satánicas como misóginas como la Masonería. Y es que no se trata de defender a la mujer, sino de usarla como excusa para destruir a la familia y a la propia mujer, privándola de su condición de mujer para convertirla por decreto en hombre. Es el mismo cuento, el mismo modus operandi, que usan estos mismos banqueros con sus mismos títeres marxistas, para “liberar” a los proletarios e imponerles una dictadura del “proletariado”, en la que a los trabajadores más les vale no intentar ejercer el poder… de eso ya se ocupan los Rockefeller y los Rothschild a través de sus comisarios comunistas.

Según contó Aaron Russo en una excelente entrevista que publicamos en Diurnarius, su amigo Nicholas Rockefeller le confesó las verdaderas motivaciones detrás de la “liberación femenina” que ellos promueven:

Estábamos conversando y [Nicholas Rockefeller] comenzó a reírse y me preguntó, ‘Aaron, ¿qué crees que fue la liberación femenina?’ y yo le contesté (…) que las mujeres tenían derecho al trabajo y a una paga igual a la del hombre, del mismo modo en que ganaron el derecho al voto. Y comenzó a reírse y me dijo ‘eres un idiota’ y yo le pregunté ¿por qué soy un idiota?. ‘Déjame decirte de qué se trató; nosotros los Rockefeller financiamos eso, financiamos la liberación femenina, éramos los que salíamos en los periódicos y la televisión, la Fundación Rockefeller, ¿y quieres saber por qué? Hubo dos motivos principales; el primer motivo fue que no podíamos cobrarle impuestos a la mitad de la población antes de la liberación femenina; y el segundo motivo fue que ahora teníamos a los niños en la escuela a una edad temprana, y podíamos adoctrinar a los niños sobre cómo pensar, rompimos la familia, los niños ahora ven al Estado como su familia, al colegio y a los funcionarios como su familia, y no a sus padres educándolos’.

Tenga presente la próxima vez que vea a una feminista en la tele “defendiendo” a las mujeres, que esa persona es en realidad una mercenaria a sueldo de usureros como los Rockefeller, cuya real agenda y motivación es destruir la familia, desnaturalizar a la mujer y dejar a los niños expuestos a un inmoral adoctrinamiento ideológico.

Diurnarius – Periodismo Trascendente

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com