jueves, 5 de julio de 2012

Descubrieron qué parte del cerebro decide cómo y cuándo engañar

Si bien muchas son las áreas del cerebro que lidian con las tareas sociales, científicos de la Universidad Duke identificaron una que actúa específicamente cuando se encuentra un contrincante y se pondera engañarlo. Así lo asegura un artículo que publica hoy la revista Science.

Las interacciones sociales causan que el cerebro opere bajo reglas diferentes y pueden influir en la forma en que se toman las decisiones, señala el artículo.

En años recientes los neurocientíficos cognitivos descubrieron que las personas rara vez toman decisiones de manera aislada porque son sensibles a lo que otras personas quieren y esperan.

“Una llamada telefónica y una conversación rápida con la mamá o con un amigo puede hacernos pensar dos veces antes de que tomemos una decisión, o puede darnos el coraje para seguir adelante con un plan”, agregó.

Scott Huettel y sus colegas del Centro Interdisciplinario para Ciencia de Decisiones en Duke (Carolina del Norte), diseñaron un experimento en el cual los participantes, que eran personas comunes sin experiencia en el póquer, jugaban una partida virtual contra un humano o una computadora.

Los participantes jugaron sus partidas conectados a un aparato de imagen funcional por resonancia magnética (MRIf) y, mediante algoritmos por computadora, los investigadores escanearon 55 regiones del cerebro y pudieron discernir el volumen de información procesado por cada área del cerebro.

Así encontraron que una sola región cerebral, la conjunción temporal parietal (CTP), se ocupa de la información específica acerca de las decisiones tomadas contra otro humano.

La CTP es un área del cerebro donde se encuentran los lóbulos temporal y parietal en el extremo posterior de la cisuria de Silvio o surco lateral, y que los científicos determinaron que desempeña un papel crucial en los procesos de distinción del yo y los otros.

Algunos experimentos demostraron que el estímulo eléctrico de la CTP puede causar experiencias de “salirse del cuerpo”, y los trastornos electromagnéticos en esa área afectan la capacidad del individuo para la toma de decisiones morales.

En algunas partidas del experimento en Dukek a los participantes se les dio una “mano” de cartas obviamente débil, y los investigadores se propusieron determinar si podían observar la forma en que el jugador ponderaba el engañar a su adversario.

Las señales del cerebro, captadas por el MRIf, indicaron a los investigadores si el participante se aprestaba a engañar a su adversario si se trataba de un humano, y en especial si el participante consideraba que su adversario era avezado en el póquer.

Pero si el participante jugaba contra un computador las señales desde la CPT no indicaban las decisiones que tomaría.

El investigador principal en este estudio, McKell Carter, indicó que la CPT es un área limítrofe en el cerebro y puede estar en la intersección donde se junta la información de atención y la información biológica.

Antes de comenzar la partida los participantes se presentaban y estrechaban la mano con sus adversarios humanos. En general, según observó Carter, los participantes prestaban más atención al adversario humano que al computador, lo cual es coherente con el impulso humano de comportamiento social.

“Hay diferencias neurales que son fundamentales entre las decisiones que se toman en un contexto social y uno no social”, indicó Huettel, autor principal del artículo.

“La información social puede causar que nuestro cerebro juegue con reglas diferentes de las que usaría en una situación no social”, añadió. “Y es importante que tanto los científicos como quienes son responsables de políticas comprendan qué es lo que hace que encaremos una situación de manera social o asocial”.

Fuente: Efe


Escríbanos a ed.dia7@gmail.com