martes, 10 de julio de 2012

Analizan el fenómeno de las sectas en la televisión uruguaya

¿Qué papel juegan las sectas? ¿Se aprovechan de ciertos sectores desprotegidos? ¿Manipulan a sus adeptos llegando a lavarles el cerebro?

El psicólogo Álvaro Farías y el presbítero Miguel Pastorino, miembros de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) han respondido a estos interrogantes en el programa televisivo uruguayo “Calidad de vida” (emitido por Teledoce).

Preguntado por el presentador del programa, el presbítero Miguel Pastorino dijo que ni la Masonería ni el Opus Dei son sectas, puesto que la primera es un amplio conglomerado de logias y obediencias muy distintas; y el segundo movimiento forma parte de la Iglesia católica, no se trata de un grupo aislado. Pero también señaló que puede pasar que alguien dentro de la religión actúe sectariamente, ya que hay seres humanos detrás. “La religión como hecho humano es ambiguo: ha generado cosas muy buenas en la historia y también cosas destructivas. ¿Por qué? Porque, obviamente, hay seres humanos detrás”, afirmó.

El psicólogo Álvaro Farías, también de Montevideo, fue preguntado sobre la misma cuestión, y se mostró de acuerdo con el sacerdote. Además, señaló que “desde el punto de vista de la psicología y desde la psicopatología se define como secta aquel grupo que utiliza la manipulación psicológica o el ‘lavado de cerebro’ para la captación y el reclutamiento de adeptos”.

“El discurso sectario lo que busca es una adhesión total, completa, radical”, explicó Farías, y puso algunos ejemplos, como la negación de los padres o el cambio de nombre. “Por eso es difícil salir, debido al grado de adhesión tan fuerte”. Hoy en día al fenómeno de las sectas “se lo estudia como una adicción social, donde no hay sustancia”, pero es tan pesada como la pasta base o la cocaína agrega. La sustancia, en este caso, sería la doctrina de la secta, la doctrina del líder.

Farías dijo que semanalmente recibe consultas vinculadas al fenómeno de las sectas, especialmente relacionadas al tema más candente de las terapias New Age. Asegura que se han visto personas muy afectadas y familias destruidas. “Generan la misma dinámica que hace años podía producir un Jim Jones (líder del Templo del Pueblo), por ejemplo”, señaló el psicólogo.

Según el psicólogo hay personas que han tenido que recibir atención psiquiátrica e internación debido a la influencia de las sectas. “En algún momento colocaron la confianza, y se vieron estafados, y se vieron dañados en su salud psíquica”, aclaró Farías. La explotación a la cual son sometidos es económica pero también sexual, ya que en un estudio realizado en la Universidad Autónoma de Madrid el 75% de los afectados por sectas tuvieron relaciones sexuales con el líder.

Finalmente, preguntado por la postura de la Iglesia católica ante el grupo “Pare de Sufrir”, el padre Miguel Pastorino dijo que “la Iglesia Universal del Reino de Dios es una mezcla de elementos evangélicos, afro-umbandistas, espiritistas y católicos, todos mezclados en una estrategia de márketing muy bien presentada a lo largo del mundo, porque está en muchos países, hasta en Japón y en Rusia… y con esa pantalla, muchas comunidades e iglesias evangélicas se han visto estigmatizadas, porque ser pastor evangélico y estar en un cine no te hace ser una secta, y hay muchos cristianos evangélicos auténticos que, por los daños que ha generado y por el impacto mediático que tiene Pare de Sufrir, han sido metidos en la misma bolsa”.

Por eso Pastorino aclaró que “cuando se habla de pentecostales, no estamos hablando de Pare de Sufrir, sino de iglesias serias evangélicas. El problema es que este tipo de ‘iglesias’ que han tenido tanto impacto mediático en el mundo, sobre todo en América y en Uruguay concretamente, se mete todo en la misma bolsa y eso genera grandes injusticias a la hora del análisis”. También se refirió a la corriente denominada “teología de la prosperidad” y dijo, citando a un estudioso metodista brasileño, que en estos ámbitos a los pobres se les quita lo único que tienen, la esperanza.

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com