martes, 22 de mayo de 2012

Rosario: Modificaron la ordenanza sobre “abortos no punibles”


Rosario adecuó la Ordenanza sobre “abortos no punibles” al reciente pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia. El “acatamiento” a un fallo inicuo que no es obligatorio sólo puede obedecer a tres motivos: ignorancia, intereses políticos espurios y/o móviles ideológicos afines a los del  mencionado Tribunal.

Por Mónica del Río

En su última sesión, el Concejo Municipal de Rosario aprobó la ordenanza Nº 8.912/12 por la que se modifican los art. 4° y 5° de la ordenanza Nº 8.186/07, en la que se regula la práctica de los “abortos no punibles”. Tal como pasó con la norma original, la modificación fue impulsada por MAR (Mujeres Autoconvocadas Rosario), ONG que integra la “Campaña Nacional por el Derecho al Aborto”, y propuesta en el Concejo por el edil Pablo Colono (PS).

El Cuerpo aprobó por unanimidad la modificación de la ordenanza en la que se indica que “previo a la realización de la práctica solicitada se requerirá el consentimiento informado y declaración jurada expresado por escrito”. Se prevé un plazo no mayor a 10 días a partir de la solicitud para realizar el aborto.

También precisa que los profesionales de la salud no podrán requerir ningún otro tipo de documentación adicional al consentimiento informado y la declaración jurada.

El “acatamiento al fallo”

El “fallo” de la Corte sobre “abortos no punibles” no es obligatorio porque los Tribunales de Justicia no son órganos legislativos que dictan normas de carácter general, lo que hacen es impartir justicia ante un caso concreto y su sentencia sólo es obligatoria para el caso sometido a su conocimiento.

El “acatamiento” al fallo señala la sumisión a un poder central que se valió de la Corte para imponer –sin costo político- criterios propios y exigir después “obediencia” a las provincias.

El pronunciamiento meramente declarativo del más Alto Tribunal -que se expidió en abstracto- es doblemente grave, por el tema del que se ocupa y porque evidencia el modo en que se politiza y corrompe la administración de justicia. Los que “acatan el fallo”, dictando normas que permiten eliminar a sus vecinos por nacer, renuncian al federalismo, desdeñan la división de poderes y se hacen cómplices de esos crímenes.

NOTIVIDA

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com