domingo, 1 de abril de 2012

Caminar reduce a la mitad el riesgo de engordar

La hipótesis surge de un estudio realizado por la Universidad de Harvard con más de 12 mil participantes. Para los especialistas hay que andar una hora a paso firme, y el resultado del relevamiento demuestra que la influencia genética se puede combatir

Por el contrario, permanecer sentado frente al televisor durante cuatro horas por día puede provocar un aumento del 50% el índice de masa corporal, advierten desde la Escuela de Salud Pública de la mencionada casa de altos estudios estadounidense.

El estudio demostró que el hecho de caminar a buen ritmo diariamente reduce la influencia genética en el exceso de peso, y a su vez esto se traduce en una reducción a la mitad del índice de masa corporal.

Silvio Schaier, presidente de la Fundación Argentina de Nutrición, afirma que “es interesante este nuevo trabajo porque demuestra que si bien lo genético es importante, cada persona puede hacer mucho para controlar su peso. Y también indica que no sólo la alimentación saludable es importante, ya que incluso se necesita el movimiento como el cepillado diario de los dientes”.

En el estudio que hicieron los científicos de Harvard participaron 7.740 mujeres y 4.564 varones. Se recolectaron los datos sobre la actividad física que realizaban, y las horas dedicadas a ver televisión durante dos años antes de evaluar el índice de masa corporal.

Finalmente, se analizaron esos datos con las variantes genéticas que se considera que influyen en el aumento de peso. Hasta el momento esas variantes son 32, pero la prueba para identificarlas aún no están disponibles para todo el público. Lo que se encontró es que el efecto de las variantes genéticas se podía reducir en los participantes que se movían más.

Por el contrario, la vida sedentaria va en sentido opuesto. Para los hombres, estar sentados durante más de seis horas por día aumenta 20% el riesgo de morir más tempranamente en comparación con los que se sientan tres horas, según un reciente  trabajo de la epidemióloga Alpa Patel, de la Sociedad Americana del Cáncer en los Estados Unidos. En el caso de las mujeres, pasar seis horas por día sentadas aumentaría el 40% el riesgo de muerte prematura.

“Son recomendables las pausas activas en el ámbito laboral, que incluyen levantarse con frecuencia, practicar ejercicios de estiramiento de piernas y brazos y un trabajo específico para la columna. Además, hay que olvidarse de los ascensores y usar las escaleras”, agrega Patel.

Fuera del trabajo, hay que proponerse la caminata diaria y poco a poco el cansancio de las primeras veces irá desapareciendo. Si es posible, es mucho mejor que la caminata se realice acompañado y por una persona de nivel similar, según publica el diario Clarín.

Escríbanos a ed.dia7@gmail.com